lunes, agosto 15, 2011

Cómics históricos: Showcase Nº 4

La aparición de Superman en el Action Comics Nº.1 supuso en su día el comienzo de la conocida como la "Era Dorada" de los cómics. De esta forma, durante la II Guerra Mundial, los cómics de superhéroes se popularizaron bastante, pero una vez acabada esta, dichos cómics empezaron a perder fuerza, llegando a su fin en 1951 con el cómics All-Star Comics Nº.57 de DC como último en publicar una historia de la JSA. Sólo Superman, Batman y la Mujer Maravilla siguieron estando en el candelero a partir de este momento.
Fue a partir de 1956, con la publicación del Showcase Nº.4, que la popularidad de los superhéroes regresó, con la introducción de un nuevo personaje que respondería al nombre de Flash, distinto a aquel que había ejercido en los años 40 respondiendo al nombre de Jay Garrick. Poco a poco, muchos otros héroes, ya existentes en la Era Dorada, pero teniendo nuevas identidades, aspectos y orígenes, aparecieron como consecuencia de ésto: unos nuevos Átomo, Linterna Verde, Hombre-Halcón... Pero volvamos al título que nos importa.
El protagonista del Showcase Nº.4 es Barry Allen, un policía científico aficionado a los cómics, en especial a los cómics de Flash, que un día, debido a un rayo que cayó en su laboratorio golpeando algunos productos químicos que lo empaparon, ganó los mismos poderes que su héroe, a partir de entonces enfundándose un traje de su invención (distinto a aquel llevado por Jay Garrick, el otro Flash, entre otras cosas porque este traje sí ocultaba la cara de Barry), el cual podía guardar en un anillo que siempre llevaba consigo para poder entrar en acción en cualquier momento. A lo largo de este cómic, este nuevo Flash se enfrenta con el "Hombre-Tortuga", un villano con un ingenio que es capaz de hacer que la velocidad de Flash se vuelva en su contra, y Mazdan, un criminal del futuro que por un error acabó en el presente. También destacar que, aunque brevemente, en este cómic nos presentan a la que sería la futura señora Allen: Iris West.
Además, en este cómic vemos por primera vez cuán sobrado llega a ser este nuevo Flash, llegando a atravesar la barrera del tiempo para devolver a Mazdan a su futuro, lo cual más tarde le permitirá también poder atravesar la barrera entre dimensiones para conocer a su homónimo de Tierra-2, el primer Flash, Jay Garrick.
El cómic de por sí no tiene una historia especialmente brutal. No es como Superman o Spiderman, que presentaron algo completamente nuevo y que sorprendió a sus contemporáneos. Es más, Flash ya estaba inventado, lo único que hicieron Robert Kanigher, John Broome y Carmine Infantino (sus creadores) fue hacer una nueva versión de un personaje que ya había existido. Incluso su primer enemigo, el Hombre-Tortuga, es una copia de un enemigo del primer Flash (llamado simplemente "la Tortuga"). Pero como importancia histórica, considerando que a partir de este momento los superhéroes no han vuelto a perder importancia en la escena comiquera en ningún momento, además de dar las primeras pistas para lo que sería el super-evento DC, la Crisis en Tierras Infinitas con la primera aparición de Barry Allen leyendo un cómic de Flash, un personaje de una Tierra paralela, podemos decir que este cómic es de los más importantes para la industria del cómic americano actual.

No hay comentarios: