miércoles, agosto 31, 2011

Detenido por llevar cómics

Ayer, leyendo un cómic, encontré una publicidad un tanto extraña. Las líneas principales del anuncio eran (traducidas del inglés) "Ya no están buscando sólo bombas." y "¿Qué pasaría si los cómics que llevaras en un avión te hicieran aterrizar en prisión?". En un comienzo, me pareció bastante extraño ya que, aunque supuse que se trataría de algún anuncio en contra de la piratería, no le encontraba ninguna lógica. Así que empecé a leer más detenidamente el anuncio e incluso hice caso al anuncio y entré en una dirección web que aparecía donde expandían más la historia.
Por lo visto, durante 2010, un ciudadano estadounidense (a quién llaman "Brandon X", remarcando que no es su nombre real) viajó a Canadá, en cuya aduana, un oficial lo registró, incluso revisando los contenidos de sus aparatos electrónicos. Entre otras cosas, en su portatil, "Brandon" llevaba manga, y fue acusado por el policíade llevar pornografía infantil, por lo que ahora se enfrenta a una posible pena de un año de cárcel, por lo que esta página web busca reunir los fondos para pagar la defensa, que se estima entre unos 150 000 $. Además, en esta página se dan consejos para quien quiera viajar llevándose cómics consigo.
Por lo visto, no es la primera vez que algo así pasa en Canadá, ya que acostumbran a confiscar cualquier tipo de material que contenga violencia, horror o sexo, y por lo visto los cómics suelen ser frecuentes víctimas de estos registros.
No voy a animar a nadie a pagar la defensa de Brandon X, ni siquiera opinar sobre lo que llevaba en realidad dicho individuo ni cuestionar las leyes canadienses, sobre todo teniendo en cuenta que todo esto ha sido escrito por estadounidenses (quienes no tienen un concepto muy bueno de sus vecinos), pero ha sido un artículo que me ha impactado y que pensé que estaría bien compartir por aquí.

4 comentarios:

Naota Nandaba Kasugano dijo...

Alucino y me indigno, porque como llamen al lolicon pornografía infantil, ya es para clamar al cielo.

Estas cosas me enfurecen, así que por mi salud prefiero no profundizar más en la historia, porque ya me está enfermando este puritanismo absurdo.

Y yo que no quería creer que íbamos a llegar al 1984 de Orwell...

Roberto Mendoza Marrero dijo...

Y eso asumiendo que fuera lolicon lo que llevara en el portatil...
Como digo, tampoco voy a meter la mano en el fuego por nadie por las razones que he dicho en el artículo (EEUU Vs. Canadá... no nos metamos ahí...), pero tal vez lo más indignante de la noticia sea el registro tan brutal al que fue sometido (¿presunción de inocencia? ¿derecho a la intimidad? ¿qué es eso?).

Anónimo dijo...

Lolicon para mi es pornografía infantil, como mínimo incita a ello, igualmente hay que recordar que hay muchos mangas sobre violaciones y cosas por el estilo, todo eso debe estar prohibido, si por mi fuera rastrewara a todos los malnacidos enfermos que compran esas revistas y los ajusticiaría

Roberto Mendoza Marrero dijo...

Anónimo, no voy a ponerme ni a favor ni en contra del lolicon. A mí, personalmente, no me gusta. Pero mientras quien lo dibuje o lea sólo haga eso, ¿qué daño hacen? ¿O ahora encerramos también a los que vean películas slasher porque son psicópatas en potencia?