martes, agosto 16, 2011

(Reseña de juego) Yoda Stories

En 1997 y, con el éxito del Indiana Jones y sus Aventuras de Escritorio, LucasArts sacó un juego similar a éste aunque esta vez ambientado en el universo Star Wars. Dicho juego se llamó Star Wars: Yoda Stories y, a pesar de que haga ya tanto tiempo que fue publicado, es un juego que me ha hecho perder muchas horas así que he decidido hacerle una pequeña reseña.
Igual que su predecesor, el Yoda Stories es un juego muy simple que se muestra en una pequeña ventana de Windows y en el cual se desarrollan una serie de aventuras generadas aleatoriamente cada vez que se empieza una partida (cuya duración no suele exceder los 20 minutos). Aunque, debido a su carácter aleatorio y las distintas "tramas" que este juego contiene, siendo muchas de ellas incoherentes con las películas, no se considera su historia como canónica para la saga, el juego se sitúa durante el entrenamiento de Luke Skywalker con Yoda (en medio de El Imperio Contraataca).
Así, todas las partidas comienzan con Luke junto a su X-Wing en Dagobah, donde también le acompaña R2-D2. Luke debe buscar a Yoda quien le dirá a cuál planeta debe ir (algunos existentes en la saga y otros inventados en este juego) y cual es su misión, normalmente en pos de ayudar a la Alianza Rebelde al defender una base de un ataque imperial, atacar una estación imperial, o simplemente tener que rescatar a un Han Solo congelado en carbonita de las garras de Jabba el Hutt. Además, Yoda siempre entrega a Luke el primer objeto a usar. A partir de entonces, Luke debe coger su X-Wing para viajar al planeta en cuestión. Lamentáblemente y, aunque Yoda habla de una gran variedad de planetas, sólo tres posibles paisajes (depende del planeta dicho) están disponibles, siendo todos los planetas similares a Tatooine (desértico), Endor (boscoso) o Hoth (helado).
El juego consiste en ir explorando el mapeado (siempre generado aleatoriamente) para ir encontrando una serie de situaciones que deberemos resolver para ir consiguiendo diferentes objetos, muchas veces usando objetos que ya hayamos obtenido para abrirnos paso o como moneda de trueque. De este modo, cuando hemos recorrido y resuelto las situaciones en casi todas las localizaciones del mapa salvo en la de la misión principal que Yoda nos ha encomendado, tendremos aquellos objetos que necesitaremos para resolver dicha última misión. A pesar de que el mapeado y muchos de los objetos y misiones secundarias se generen aleatoriamente, siempre será necesario resolver todas para poder llegar al final de la partida.
El juego cuenta con 15 posibles misiones principales, pero a esto se suman todos los pequeños desaguisados que tenemos que ir arreglando de camino para poder llegar al final, y al ser, como ya he mencionado más de una vez, completamente aleatorio, es muy raro jugar dos veces a la misma partida. Afortunadamente, siempre en las proximidades del puerto espacial donde comenzamos la partida una vez llegamos al planeta de destino podemos encontrar un localizador, un objeto bastante útil que nos mostrará el mapeado completo y nos permitirá tener ciertas pistas de qué hacer en cada lugar. Y por supuesto, como juego de Star Wars también tiene batallas, pero las batallas son bastante desechables, en general lo mejor es bajar la dificultad al mínimo en las opciones e intentar ignorar a los distintos Stormtroopers o distintas criaturas que nos encontremos de camino: no hay diversión en luchar en este juego.
En general, el juego no es una maravilla, pero tampoco intenta serlo. En mi opinión, su principal intención es darnos una alternativa a juegos como el Buscaminas o el Solitario, lo cual sí consigue bastante bien. Incluso sin ser fan de la saga, uno se puede entretener un rato con este juego, y un fanático además disfrutará de aquellas referencias que irá encontrando a lo largo del juego (por ejemplo, la gran mayoría de los objetos, si no todos, están sacados de las películas o del universo extendido).
Y, sorprendentemente, este juego tiene una peculiaridad: se puede jugar en todos los Windows salvo el Vista. El Windows XP tampoco lo admite, pero hay parches para ello. Pero incluso en Windows 7 no da ningún problema, a pesar de haber sido creado para funcionar en ventanas de Windows 95. Así que, todo aquel que lo quiera probar a día de hoy, a menos que tengan Vista (por su bien, espero que no), podrán disfrutarlo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jashy: parece interesante ya me diras de donde lo conseguiste. que razon con el windows vista jej