lunes, septiembre 05, 2011

Historia del cómic, Capítulo II: La época victoriana

Previously, on The CubeBlog...

En el anterior post de esta serie comentamos cómo el método de contar historias mediante imágenes viene desde muy antiguo, pero el origen de los cómics modernos se remonta al descubrimiento de la imprenta y las viñetas satíricas que desde entonces se empezaron a publicar en la prensa. Pero no fue hasta la primera mitad del siglo XIX que apareció un formato similar a los cómics más actuales.
Fue en 1837 cuando un profesor suizo llamado Rodolphe Töpffer publicó lo que se considera a día de hoy el origen de los cómics y las novelas gráficas: Histoire de M. Vieux Bois, también conocido como Les amours de Mr. Vieux Bois, Monsieur Vieuxbois o, en su versión inglesa, The Adventures of Obadiah Oldbuck. Este cómic, que relata cómo el desgraciado Monsieur Vieux Bois trata de quitarse la vida cada vez que su amada le rechaza, fallando en todos sus intentos, aún no implementa los ya clásicos bocadillos para expresar el diálogo, sino que un narrador va contando la historia a pie de viñeta. Töpffer es conocido a día de hoy como el padre de las novelas gráficas y todavía se investiga sobre todos los trabajos que realizó en este campo.
Siguiendo la estela de Töpffer, muchos otros autores empezaron a emplear esta metodología para contar sus historias, destacando entre ellos el estadounidense Palmer Cox, el cual, en 1883, publicó The Brownies' Ride en la revista infantil St. Nicholas, y a partir de entonces publicó en la misma revista más historias de estos pequeños seres. El éxito de estos personajes llevó a que, en 1887 se publicara The Brownies: Their Book, el cual, en cada página, mostraba un texto narrando una historia, mientras a su alrededor imágenes contaban lo que iba ocurriendo, convirtiéndose en la considerada la primera historieta americana.
Muchas revistas empezaron a usar el mismo estilo que The Brownies, consiguiendo todas ellas un importante aumento de ventas, pero los periódicos, llegando tarde a esta nueva moda, no lograron el mismo efecto al introducir este nuevo concepto, ya que la mayoría de los artistas populares ya tenían contratos con distintas revistas. Sin embargo, el editor del periódico The New York World, quien tenía contactos con gente de la revista Puck, logró atraer al autor Richard Fenton Outcault, el cual había escrito cuatro paneles de sus dibujos Hogan's Alley para la revista Truth, los cuales luego fueron reimpresos para dicho periódico para luego empezar a dibujar las primeras tiras a color a partir de 1985.
Las tiras de Hogan's Alley mostraban la vida urbana de unos cuantos niños, entre el cual destacaba el más pequeño de ellos, un niño sin pelo y un enorme camisón amarillo que pronto fue apodado The Yellow Kid y que, un año más tarde, protagonizaría el considerado como, oficialmente, el primer cómic de la historia: The Yellow Kid and his new phonograph, primer cómic en combinar imágenes secuenciales y bocadillos, los cuales hasta ahora sólo se habían usado en las viñetas satíricas de las que ya hemos hablado. Y con esto se dio paso a la conocida como la edad de platino.

No hay comentarios: