martes, septiembre 27, 2011

Cubo de Rubik, Parte VI: Posicionando las últimas esquinas

Previously, on The CubeBlog...
Parte I: Conceptos básicos

Ya queda menos para terminar el cubo. La semana pasada conseguimos colocar las cuatro aristas de la última cara, de modo que sólo nos quedan las cuatro esquinas de esta cara, a las que nos dedicaremos a posicionar y orientar en estas dos últimas entregas del curso. Así es debería estar nuestro cubo ahora mismo:
Figura 1
Al contrario que con las aristas, nuestro primer objetivo con las esquinas es colocar cada esquina en su lugar correcto. Para ello tendremos en cuenta lo siguiente: si las esquinas no están todas colocadas en su correspondiente lugar, habrán como mínimo tres fuera de su sitio. Es imposible que se queden sólo dos fuera de su lugar. Así que, en primer lugar, comprobaremos si son tres o cuatro las esquinas que están fuera de su lugar, y luego aplicaremos el correspondiente algoritmo.
El caso más sencillo sería que sólo tres aristas estuvieran fuera de su lugar, ya que sólo nos hace falta un algoritmo para resolver esta situación. En primer lugar, colocamos el cubo de forma que la única de las cuatro esquinas que esté en su lugar se encuentre en el punto UFR, y luego ejecutamos el siguiente algoritmo:
Figura 2.1
L'
Figura 2.2
U
Figura 2.3
R
Figura 2.4
U'
Figura 2.5
L
Figura 2.6
U
Figura 2.7
R'
Figura 2.8
U'
Figura 2.9
Al igual que ocurría con el último algoritmo de la última entrega, es posible que al terminar este algoritmo, las tres piezas no se hayan colocado aún en su sitio. En ese caso, simplemente tendremos que realizar por segunda vez el algoritmo, y esa segunda vez (si lo hemos realizado bien ambas veces) las cuatro piezas estarán colocadas en su correspondiente lugar.
Pero el otro posible caso es que fueran las cuatro piezas las que estuvieran descolocadas. Debido, como ya he comentado varias veces, a la estructura del cubo, lo único que puede ocurrir es que las piezas estén cruzadas, o sea, cada par de piezas esté ocupando cada una el lugar de la otra, ignorando los lugares de las otras dos piezas, que hacen lo mismo a su vez. Aún así, pueden darse dos situaciones: que las piezas estén frente con frente o en diagonal.
Si las piezas están colocadas frente con frente con su correcta posición, necesitaremos intercambiarlas en paralelo. Colocaremos el cubo de forma que los pares de caras enfrentadas entre ellas estén dos en la cara frontal y dos en la cara trasera, y aplicaremos el siguiente algoritmo:

Figura 3.1
B'
Figura 3.2
U'
Figura 3.3
R'
Figura 3.4
U
Figura 3.5
R
Figura 3.6
U'
Figura 3.7
R'
Figura 3.8
U
Figura 3.9
R
Figura 3.10
U'
Figura 3.11
R'
Figura 3.12
U
Figura 3.13
R
Figura 3.14
B
Figura 3.15
En el último de los casos, como ya he dicho, las cuatro aristas estarán descolocadas en diagonal con su lugar original. Para arreglar este caso, no hará falta orientarnos el cubo de ninguna manera especial, sólo, como hasta la fecha, teniendo la primera cara como cara inferior y la última como superior. Este es el algoritmo para resolver este caso:
Figura 4.1
B
Figura 4.2
F
Figura 4.3
U2
Figura 4.4
B'
Figura 4.5
F'
Figura 4.6
U'
Figura 4.7
R'
Figura 4.8
L'
Figura 4.9
U2
Figura 4.10
R
Figura 4.11
L
Figura 4.12
U
Figura 4.13
Y, de esta manera, ya tenemos todas las piezas del cubo cada una en su lugar, sólo nos queda orientar las cuatro esquinas de la cara superior, ¡y el cubo estará completo! Pero eso se dejará para la próxima (y última) semana.
Y les recuerdo que en el menú de la izquierda podréis encontrar una encuesta sobre qué postear en este blog los martes a partir de dentro de dos semanas, ya que el tutorial del cubo de Rubik se habrá acabado. ¡Gracias por colaborar!

No hay comentarios: