lunes, septiembre 19, 2011

Historia del cómic, Capítulo IV: La Era Dorada

Previously, on The CubeBlog...

En la última entrega hablamos de cómo a principios del siglo XX, los cómics empezaron a ganar en popularidad, empezando a aparecer las primeras editoriales que se dedicarían casi exclusivamente a esto, entre ellas la National Allied Publications, la cual en 1938 lanzaría el primer número de la colección Action Comics, ejemplar que marcaría un antes y un después en la forma de ver los cómics en todo el mundo.
La aparición de Superman, como ya hemos hablado antes en este blog, significó una fuente inagotable de inspiración para todos los autores posteriores. No sólo aparecieron otros superhéroes en la misma editorial, como Batman, Sandman o la Mujer Maravilla, sino que otras editoriales también empezaron a crear a sus propios superhéroes. Fox Publications y su Wonder Man o Fawcett Publications con su Capitán Marvel, ambos los cuales serían denunciados por DC por plagiar a Superman, e incluso el Capitán Marvel acabaría engrosando las filas de la editorial en cuestión, son algunos ejemplos, aunque no todas las empresas que publicaron superhéroes por esta época sufrieron el acoso de la predecesora de los superhéroes. Por un lado, tenemos a MJL Magazines, los cuales en 1940 publicarían el primer número de Pep Comics, donde aparecía el primer héroe americano, The Shield, aunque el personaje más importante de esta editorial aparecería en 1941, en el número 22 de la revista antes mencionada, respondiendo este personaje al nombre de Archie Andrews, cuya popularidad fue tal que la editorial acabaría cambiando su nombre por el de Archie Comics. La otra editorial que tuvo suerte con sus superhéroes fue Timely Comics, con su Marvel Comics #1 del que también hemos hablado anteriormente.
Durante todo el tiempo que duró la II Guerra Mundial, los héroes, que poco a poco tomaron unas tramas un poco más bélicas al participar muchas veces de forma activa en dicho conflicto, se hicieron muy populares. National Allied Publications fue formando distintas afiliaciones que acabaría absorbiendo por lo que su nombre cambió varias veces, acabando por ser llamada coloquialmente "DC" por las siglas que usaba en todos sus números, sacados de su revista más popular, Detective Comics. Entre estas afiliaciones se unió con otras editoriales que también habían publicado sobre superhéroes, y todas pactaron para hacer realidad las historias que empezarían a partir del All-Star Comics #3, donde una representación de esos héroes (el Espectro, Sandman, Flash, el Doctor Destino, Hour-Man, Linterna Verde, Átomo y el Hombre-Halcón) se unían en la primera encarnación de la Sociedad de la Justicia para hacer frente a las amenazas que se encontraran.
Sin embargo, el final de la guerra hizo que los cómics de superhéroes, tan populares durante esta época, fuera poco a poco perdiendo popularidad hasta el punto que, salvo historias esporádicas de algunos héroes, como el Capitán América de Timely, los únicos cómics de superhéroes que se mantuvieron durante esta época fueron los de Superman, Batman y la Mujer Maravila, desapareciendo todos los demás héroes de los quioscos, popularizándose en esta época los cómics de terror y, una vez más, los detectivescos, hasta que en 1954 un hombre logró casi hundir al cómic por completo.

No hay comentarios: