lunes, septiembre 26, 2011

Historia del cómic, Capítulo V: La seducción del inocente


Previously, on The CubeBlog...

Hablábamos la semana pasada de cómo, tras la guerra, la mayoría de los cómics de superhéroes desaparecieron, mientras que otros géneros ganaron en popularidad. Los westerns y las historias de terror se hicieron con la gran mayoría del mercado durante finales de los 40's e inicios de los 50's. Sin embargo, desde 1940, una sombra se cernía sobre el futuro de los cómics, y esta sombra respondía al nombre de Fredric Wertham.
Wertham era un psiquiatra que, por algún motivo, se obsesionó con los cómics y su supuesto contenido corruptor. Desde principio de la década de los 40's empezó a publicar artículos desprestigiando su contenido (el cual, hay que reconocer, no era de óptima calidad por aquel entonces) y acusándolo de corromper a los jóvenes que los leían. Durante toda esta década, sus artículos y declaraciones contra los cómics fueron abundantes.
Pero el mayor problema ocurrió en 1954, cuando el Dr. Wertham publicaría su libro Seduction of the Innocents, con el cual arremetería contra los cómics alegando que la delincuencia juvenil eran causada por las conductas violentas y criminales que aparecían en las páginas de los cómics, además de confundir a los jóvenes por cosas como alterar las leyes de la física (Superman) o mostrar a dos personajes claramente homosexuales (Batman y Robin).
El alboroto que montó este libro fue tal que se abrió una investigación sobre estas revistas, llevando a testificar a Wertham y algunos otros "expertos" en el tema, en ambos bandos, aunque la mayoría de los defensores del cómic eran simples empresarios de las editoriales que no tenían mucha idea sobre lo que realmente estaban publicando. Sin embargo, y gracias a algún que otro entendido que declaró, los cómics no desaparecieron como pareciera que Wertham pretendía, sino que se creó el Comics Code Authority, un sello que llevarían en su portada aquellos cómics que un comité conocido como el Comic Magazine Association of America aprobaran como aptos. Aunque Wertham no quedaría contento con este resultado, el seguimiento que se hizo de los cómics con este sello hizo que sus siguientes artículos y comentarios sobre el tema fueran simplemente ignorados por la gran masa.
El Comics Code Authority aún existe en nuestros días. Sin embargo, ha perdido mucha de su autoridad, hasta el punto de que a día de hoy a la mayoría de las editoriales les da igual que su cómic sea aprobado o no por este comité. Sin embargo, en el momento de su creación causó estragos, ya que muchas editoriales que se dedicaban exclusivamente a publicar cómics de terror (los más perseguidos por el comité) tendrían que cambiar de dirección editorial o directamente quebrarían, ya que los quiosqueros no querían ningún cómic que no tuviera el sello, por evidente miedo a tener pérdidas.
Así, el que intentó hundir el cómic, sin quererlo le otorgó uno de las herramientas más útiles para su expansión, ya que, ahora pudiendo saber antes de comprar una revista que estaban comprando un cómic "políticamente correcto", los temores de la gente sobre este nuevo modo de arte fueron apaciguados, permitiendo en unos años entrar en otra de las épocas más importantes de la historia del cómic: la Edad de Plata.

No hay comentarios: