jueves, septiembre 22, 2011

(Reseña de cine) Los Pitufos

Desde que en 1958 el artista belga Peyo presentara en sus cómics a las pequeñas criaturas de tres manzanas de altura conocidas como los Pitufos (Les Schtroumpfs en el original), muchos han sido los artículos derivados que han salido sobre estos simpáticos personajes, convirtiéndose en un icono de la cultura popular por todo el mundo. Pero este año 2011 hemos visto la primera adaptación en acción real de estos seres, de la mano del director Raja Gosnell.
La trama de esta película muestra como, durante el festival de la Luna Azul, el malvado brujo Gargamel descubre por fin la ubicación de la aldea pitufa, lo cual provoca que, en su desesperada huída, seis pitufos encuentren un extraño portal que los lleva a ellos, al brujo y al gato del susodicho al Nueva York actual. Allí, los Pitufos, al tiempo que intentan encontrar la manera de regresar a su aldea, entablan amistad con una joven pareja: Patrick y Grace Winslow.
La historia es una historia infantil sin demasiadas complicaciones. Aunque los pitufos son en gran parte los protagonistas de la historia, es más bien Patrick quien tiene el papel principal y quien a lo largo de la película debe aprender a valorar las cosas pequeñas de la vida, ayudado en esta tarea por las pequeñas criaturas que protagonizan la película. Sin embargo, la historia está bastante bien contada y llevada, de forma que se hace entretenida además de divertida, aunque hay algunos pequeños momentos absurdos o que sobran en la película. Para ser concretos, la corta alianza entre Gargamel y Odile Anjelou (la jefa de Patrick) sirve sólo como relleno para alargar la película, sin que realmente tenga ninguna repercusión, y la captura de Papa Pitufo por parte de su archivillano es un tanto absurda (cuando podría haber escapado perfectamente junto a sus hijos), sirviendo también para alargar la película y darle un momento climax final bastante guay.
Los únicos cuatro papeles reales que tiene la película (la pareja Winslow, Gargamel y la Sra. Anjelou) están bastante bien llevados. Neil Patrick Harris, aunque al principio no podemos evitar imaginárnoslo como el mujeriego Barney Stinson, pronto se diferencia bastante de ese papel siendo bastante convincente. Jayma Mays también hace muy bien su papel como Grace Winslow, y Sofia Vergara, aunque sobreactúa en algún momento, también hace un buen papel como Odile Anjelou. El más sobreactuado es Gargamel, interpretado por Hank Azaria (la voz de Moe, el camarero de los Simpsons), aunque su papel realmente necesitaba sobreactuación, así que supongo que está bien (aunque quede tan ridículo).
No he escuchado las voces originales de los pitufos, así que no puedo hablar de la actuación de sus actores, pero la verdad es que sus personalidades han sido plasmadas bastante bien. Los seis principales (Papa Pitufo, Torpe, Valiente, Gruñón, Filósofo y Pitufina) son un grupo bastante divertido sobre todo por el choque de sus carácteres (sobre todo Gruñón, mi favorito junto a Bromista). También al principio y al final de la película podemos ver a algunos otros pitufos, destacando el papel de Narrador. Por otro lado, el personaje de Patrick sirve para cuestionar un par de cuestiones que a todos nos ha pasado por la cabeza: ¿qué sentido tienen las palabras "pitufo" y "pitufar"? y ¿cuándo y cómo deciden los nombres de cada pitufo? Pero, como siempre, no se nos da una respuesta a estas preguntas (como debe ser).
Respecto a los efectos, por lo general están muy bien, aunque los pitufos son un poco raros en algunas escenas, y la interactuación de los humanos con estas criaturas a veces se nota bastante forzada. Por otro lado, el trabajo hecho con Azrael (el gato de Gargamel) es muy bueno, y realmente cuesta saber cuándo han retocado al gato y cuándo no. Por otro lado, el mundo de los pitufos que vemos al comienzo está muy bien hecho, al igual que los hechizos que Gargamel lanza.
En conclusión, la película es muy divertida y entretenida, tal vez no la mejor película infantil de los últimos tiempos, pero de momento la mejor película (en general) que he visto en lo que llevamos de año. Recomiendo a todos aquellos que gusten del cine infantil no estúpido (vamos, aquellos que disfruten con las películas Disney) que le echen un visionado, ya que merece la pena.

1 comentario:

Paola Sánchez dijo...

No me parece que sea una mala película, claro que tiene su toque infantil pues ese es el origen de la serie, pero sin duda The Smurfs 2 es una de las cintas que recomiendo para ver en un fin de semana, dicen que la película 1 y 3 son buenas, pero ésta es la mejor.