sábado, septiembre 24, 2011

(Reseña) Star Wars: Sombras del Imperio

Como ya he comentado en algún post anterior, desde el estreno de La Guerra de las Galaxias en 1977 han sido muchas las publicaciones que han mostrado historias originales establecidas en el mismo universo, lo cual se ha conocido como el "universo expandido". Una de las más populares es la llamada "Sombras del Imperio" (Shadows of the Empire en inglés), un proyecto creado en 1996 por Lucasfilm Ltd. que pretendía comprobar el potencial de merchandising que podía tener una nueva película de la saga, al publicar todo el dicho merchandising pero sin realmente llegar a hacer una película. De esa manera se publicó una novela, una miniserie de cómics, un videojuego, un disco de música (supuestamente siendo la banda sonora), una línea de juguetes y un juego de cartas intercambiables. El éxito de este evento llevaría a que poco después se estrenara la edición especial de la trilogía original, siendo sucedidad por la nueva trilogía.
Poco tengo que hablar sobre los juguetes, el disco o el juego de cartas, ya que no he visto ninguno, pero lo que sí he hecho ha sido leerme la novela, los cómics y jugar al juego, y eso es lo que pretendo reseñar aquí. La historia de este proyecto se sitúa entre los episodios V y VI (El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi). Luke y compañía intentan encontrar a Boba Fett antes de que entregue al congelado Han Solo a Jabba el Hutt, pero de camino se ven envueltos en los planes del Sol Negro, una de las organizaciones más poderosas de la galaxia entre cuyas actividades se encuentran algunas de dudosa legalidad, y que está liderada por el príncipe Xizor, un falleen que intenta destronar a Darth Vader como segundo al mando del imperio al ganarse el favor del Emperador.
Cada uno de los tres medios antes mencionados cuenta la historia desde un punto de vista distinto. En primer lugar, tenemos la novela, que es lo que más se asemeja a las películas, siguiendo las aventuras de Luke y compañía, además de ver los conflictos entre Vader y Xizor. El cómic también cuenta casi esta misma historia, aunque la resumen mucho al tiempo que incluyen dos nuevas tramas: en una de ellas, se descubre que otros cazarrecompensas intentando quitarle su trofeo es lo que retrasa a Boba Fett de entregar a Solo, mientras que en la otra, un espía de Vader, un tal Jix, se cuela en el palacio de Jabba y empieza a descubrir las manipulaciones de Xizor. El juego es el que más se diferencia de los otros dos, ya que sigue de cerca las aventuras de Dash Rendar, un contrabandista amigo de Lando a quien los protagonistas contratan para que les ayude durante todo el evento, a lo largo de toda la historia, además descubriendo al final del juego que su destino es bastante distinto al que nos cuentan en los otros dos medios.
La verdad, de las cosas que he leído sobre el universo expandido, probablemente esta sea de la peor. La novela (escrita por Steve Perry) ofrece algunas visiones y situaciones interesantes, pero está bastante mal llevada por lo general, además de rescatar determinados chistes de las películas que más hubiera valido se hubieran olvidado (no porque fueran malos, sino porque son de esos comentarios que valen para un momento y punto, como el comentario sobre los wookies arrancando los brazos de quienes les ganen en algún juego). Además, los personajes llegan a tener determinados momentos de out of character y, por alguna razón que desconozco, Xizor y Rendar son enzalzados sobremanera a lo largo de esta novela. Lo de Xizor podría entenderlo, siendo el villano principal de la novela y necesitar que le temamos (aunque aún así, el autor se pasa), ¿pero por qué tanta cosa con Rendar?
Por su lado, el cómic me parece que no se termina de entender si no has leído previamente la novela (yo la había leído así que lo entendí sin problema, pero me dio esa impresión), y lo único realmente interesante son las tramas nuevas, ya que todo lo demás parece un resumen muy apresurado de lo que ocurre en la novela. Aunque tengo que reconocer que, siendo Boba Fett uno de mis personajes favoritos de la saga (aunque desgraciadamente lo hayan estropeado en la nueva trilogía), me emocionó bastante este cómic. Eso sí, había visto que se le daba mucho bombo y platillo en esta saga a IG-88, un androide asesino cazarrecompensas que aparecía brevemente en el episodio V a bordo del Ejecutor, junto a los demás cazarrecompensas, y su corta actuación me decepcionó.
Finalmente, el juego, la verdad, no es gran cosa. Es una suerte de shooter en el que puedes alternar entre la primera y tercera persona, con algunos niveles en los que puedes manejar alguna nave. Los controles son muy sensibles y considerando los escenarios tan limitados que se tienen muchas veces cuesta realmente no caerse por un precipicio al tiempo que estás disparando, aparte de que algunos escenarios, por su mala programación, son "resbaladizos", ya que el personaje al pararse sobre un punto empieza a moverse hasta quedarse en uno de los puntos "estáticos" que pueda tener el juego mejor programados... lo cual a veces significa caerse por otro precipicio. Los gráficos, incluso para la época en que se hicieron, son bastante malos y, para colmo de males, la historia se contradice con los otros medios, teniendo que tomar en serio sólo aquellas partes del juego que no aparezcan en la novela ni en el cómic. Sin embargo, he de reconocer que me divertí con el juego, a pesar de la frustración por los problemas antes mencionados.
Resumiendo, este evento puede que a Lucasfilm les diera amplios beneficios, como hará cualquier cosa que saquen de esta franquicia, pero no es realmente algo tan genial como intentaron vendernos. Quien sea fanático de la saga, sí, pueden echarle un vistazo, aunque recomiendo buscar sobre los periodos de la Antigua República, o incluso los de la Nueva República, antes que leerse este evento que realmente no llega a aportar nada.

No hay comentarios: