jueves, octubre 13, 2011

(Reseña de cómic) Bleach (Volúmenes 1-48)

En agosto de 2001, la popular revista Weekly Shounen Jump empezó a publicar uno de sus típicos mangas shounen (para hombres) llamado Bleach escrito por el mangaka Noriaki "Tite" Kubo. Dicha serie se sigue publicando a día de hoy, aunque el hecho de que en su volumen 48 (publicado en diciembre) haya finalizado lo que podríamos considerar la "primera etapa" del manga, y de que haga unas semanas que me decidí a retomar esta serie que hacía par de años que no leía, me han llevado a decidir hacer una pequeña reseña por aquí.
La serie nos presenta a Ichigo Kurosaki, un adolescente con la extraña habilidad de ver a los fantasmas, lo cual le hace poco más tarde asumir el rol de un shinigami ("dios de los muertos"), los cuales se dedican a, entre otras tareas, enfrentarse a una especie de demonios llamados hollows, ya que una shinigami real llamada Rukia Kuchiki le "prestó" sus poderes temporalmente durante un momento de crisis. Los primeros 5 tomos y medio nos muestran una serie de historias autoconclusivas y bastante despreocupadas, en la que exploramos un poco por encima a los protagonistas "humanos" y empezamos a conocer alguna cosa sobre los shinigamis y hollows. No es hasta entrado el sexto volumen que la serie coge fuerza cuando aparecen otros shinigamis llevándose a Rukia para juzgarla por su crimen de haberle cedido sus poderes a un humano. Ichigo, junto a un variopinto grupo de personajes que se han ido uniendo a él durante los primeros volúmenes, viaja hasta la "Sociedad de Almas" para salvar a su amiga, donde, tras muchos enfrentamientos y distintos problemas, acaban descubriendo que todo lo que han vivido hasta la fecha es parte de una conspiración mayor, con la cual continúa la historia hasta el volumen 48, cuando parece por fin todo solucionado y la serie parece llegar a un final.
Esta serie, como todo shounen que se precie, se ha criticado por su falta de profundidad, argumento y la abundancia de clichés. Sin embargo, en mi opinión, ninguna de esas críticas son válidas para esta serie. El argumento de esta serie, hasta el punto del volumen 48, me parece uno de los mejores que he visto en un manga, no sólo porque la historia sea entretenida (lo cual, hay que reconocer, que es entretenida por épocas, en otras se hace un poco pelmazo), sino porque se la nota muy cuidada, llegados los tomos más avanzados miras atrás la historia y te das cuenta de que, a pesar de todos los giros argumentales, todo sigue guardando coherencia. De por sí, con el hecho de que en la página de título del primer episodio aparecieran personajes que no verían la luz en la serie hasta el volumen 21 (en concreto, Shinji Hirako, el vizard) me hacen pensar que la historia de estos 48 volúmenes estaba ya planeada (aunque, probablemente, se haya alargado incluyendo más batallas y personajes, debido a la popularidad de la serie). Tampoco acepto el concepto de los clichés, ya que la mayoría de los personajes distan bastante de los típicos personajes manga (de hecho, salvo por Orihime y Chad, todos parecen pasarse el día de mala leche).
El dibujo de Bleach, sobre todo en los tomos más recientes, también ha sido criticado, sobre todo por la cantidad de fondos blancos de muchas viñetas. Yo no lo noté tanto, y la verdad, como dibujante, Kubo Tite me gusta: todos sus personajes están muy bien hechos y todas las proporciones a lo largo de todo el manga están muy bien llevadas, lo cual tampoco suele ser algo muy normal en los shounen (se me ocurren ahora unos cuantos shounen muy populares cuyos dibujos apestan, algunos de ellos que incluso compiten con Bleach como el shounen actual más popular).
Desgraciadamente, como digo, la popularidad se nota. Yo empecé a leer Bleach cuando ni siquiera estaba en proyecto el anime, y Kubo Tite podía hacer casi lo que quería (aunque ya empezaba a notarse su popularidad). A partir del tomo 6 es cada vez más evidente que la historia intenta alargarse más y más, haciendo batallas interminables y haciendo capítulos en los que no sucede absolutamente nada, simplemente los personajes se miran mientras hablan o sólo piensan (capítulos, a todo esto, muy típicos del manga). Además, como ya he dicho, me da la impresión de que la historia debería haber acabado con el volumen 48, pero, por exigencias de la revista, Tite ha tenido que alargarlo, y por eso dejaron algunas tramas abiertas para poder explorarlas en la "nueva temporada" (la cual ha comenzado casi como una nueva serie, aunque ya se conozcan a los personajes), pero no me está gustando mucho esta época. Sin embargo, cuando llegue el momento (¿dentro de otros nueve años?) ya hablaré más detenidamente.
Concluyendo, Bleach es una muy buena serie, bastante entretenida, aunque tal vez más larga de lo que debería. Sin embargo, combina una buena cantidad de peleas épicas con unas historias de conspiraciones que la hacen bastante amena, aunque no esperéis elementos de terror a pesar de que la serie vaya "sobre fantasmas": ese elemento es puramente circunstancial.

2 comentarios:

Naota Nandaba Kasugano dijo...

¿A tenido que alargarlo? ese tío está encantado con la idea, habló que que le gustaría pasarse unos 8 años más con bleach, y no le culpo, porque es todo un lujo, lleva casi unos 8 años chupando del frasco con la misma serie, entre el manga, el anime y el merchandising.
Pero francamente, como lector semanal de dicha serie, es una especie de ritual del que no me puedo deshacer, te puedo decir que la serie no puede dar más de si, y los rankings de popularidad lo demuestran, hace tiempo que dejó las unidades para entrar en el mediocre mundo de las decenas, y rozando el 20, que es el puesto más bajo, debajo del 20 solo espera la muerte.

Roberto Mendoza Marrero dijo...

Joder, has comentado incluso antes de que yo mismo supiera que se había publicado el artículo xD. Puta nueva interfaz de blogger.
No, si no digo que no le encante al autor, pero que dudo que fuera lo que tenía pensado en un comienzo. Pero mientras viva Bleach, no necesita sacarse otra nueva idea de la manga (nunca mejor dicho xD).