lunes, noviembre 14, 2011

Historia del cómic, Capítulo XII: El manga

Previously, on The CubeBlog...
Capítulo I: Antecedentes
Capítulo II: La época victoriana
Capítulo III: La Edad de Platino
Capítulo IV: La Era Dorada
Capítulo V: La seducción del inocente
Capítulo VI: La Edad de Plata
Capítulo VII: La Edad de Bronce
Capítulo VIII: Los 80's y 90's
Capítulo IX: El siglo XXI
Capítulo X: Cómics en España
Capítulo XI: La industria franco-belga

Y, para terminar este viaje a través de la historia y geografía de los cómics, no podemos olvidar otra gran potencia de esta industria: Japón. Como bien es sabido, el cómic en Japón se llama manga (漫画 en escritura kanji, まんが en hiragana y マンガ en katakana), palabra que significa "bocetos caprichosos", y que hemos exportado a occidente para referirnos a los cómics de esta procedencia.
Aunque se hablar de la posibilidad de considerar algunos pergaminos que datan desde el siglo XII como el origen de los mangas, esto está en disputa y actualmente se considera que los kibyoshi, un los libros de ilustraciones del siglo XVIII, se puedan considerar los padres del manga. La primera vez que la palabra "manga" se usa para definir a estas ilustraciones es en la colección Hokusai Manga ("Los bocetos de Hokusai"), cuyos volúmenes se fueron publicando desde 1814 hasta 1878.
Sin embargo, el manga tal como lo conocemos a día de hoy se originó durante la Ocupación de Japón  tras la II Guerra Mundial, gracias en parte a los cómics que los soldados llevaban. Los mangas más importantes que surgieron en esta época fueron Sazae-san, manga de Machiko Hasegawa que comenzó a publicarse en 1946, y Mighty Atom (conocido en occidente como Astro Boy), publicado por Osamu Tezuka a partir de 1951.
Tezuka introdujo en su trabajo un estilo de narrativa que no sería usado en occidente hasta varias décadas más tarde, pero que en Japón marcó y fue imitado por muchos autores después de él, modificando el tamaño de las viñetas para dar sensación de que ocurre más tiempo en una u otra viñeta, y mostrando secuencias de viñetas más parecidas a un story-board que a un cómic (lo cual, a día de hoy, es casi lo normal).
En los primeros años tras la ocupación (terminada en 1952) empezaron a diferenciarse los distintos géneros que el manga poseía, sobre todo el shounen (manga "para chicos" al estilo del trabajo de Tezuka) y shoujo (manga "para chicas", más similar al de Hasegawa), diferenciación bastante sexista, pero que, al fin y al cabo, concuerda con la visión cultural de este país.
Aún así, la mayoría del manga supuestamente shoujo era escrito por hombres adultos hasta 1969, uno de ellos el mismo Tezuka, quien dibujaría de 1953 hasta 1956 Ribon no Kishi, un manga que, a pesar de ser shoujo, combinaba su estilo con algunos elementos shounen. Este estilo sería imitado por Fujio Akatsuka y Matsuteru Yoyo en sus mangas Himitsu no Akko-Chan y Mahoutsukai Sarii, mangas que presentarían las bases para el popular género mahou shoujo, o lo que es lo mismo, de "chicas mágicas".
Por fin, a partir de 1969, las mujeres harían su entrada en el mundo del manga a través del Year 24 Group, un grupo de mujeres artistas que se convertirían en las principales productoras de manga shoujo a partir de entonces, como Berusaiyu no Bara ("La rosa de Versalles") o Juuichinin Iru!, ambos desafiando los roles tradicionales de la mujer en este país. También, las Year 24 introdujeron nuevos conceptos visuales en el manga, sobre todo aquellos relacionados con los momentos introspectivos de los personajes.
A pesar de la evolución que ha tenido el manga shoujo y todos los subgéneros que ha desarrollado, el manga shounen, por contra, ha evolucionado bastante poco, por lo general sólo desarrollando subgéneros para designar el rango de edad al que la obra va dirigido, lo cual no ha impedido que los mangas más populares a nivel internacional hayan sido, en su mayoría, de este género. Por otro lado, a pesar de que no tenga muchos subgéneros, el shounen abarca una gran cantidad de posibles tramas, siempre que la acción o el humor estén presentes.
Y, como ya hablamos en artículos anteriores, la exportación masiva de manga a occidente que comenzó en los años 80's ha convertido al cómic de esta nacionalidad en uno de los más importantes a día de hoy, influenciando notablemente en los cómics de todo al mundo que, de una manera u otra, han sacado ideas del estilo del manga.

Y, con esto, termina la serie de artículos "Historia del cómic" que nos ha ocupado doce semanas y en la cual hemos podido echar un vistazo a los cómics a lo largo del tiempo y el espacio. A partir de la semana que viene empezará una nueva serie de artículos, con cierta relación con esta aunque, al mismo tiempo, con poco que ver. El sábado lo explicaré mejor para no alargar excesivamente este post. Así que, ya que este último posts de esta serie ha acabado en el País del Sol Naciente, despido esta serie de post con una palabra japonesa que todos conocemos:
Sayonara!

No hay comentarios: