jueves, noviembre 24, 2011

(Reseña de cómic) Ultimate Hawkeye


Tras la muerte del Ultimate Spiderman hace unos meses, la línea Ultimate de Marvel Comics fue revisada y todas sus series reiniciadas, aunque sin hacer ningún cambio en la continuidad, sino continuando desde el punto en que había acabado hasta ahora. Una de las cuatro series que formaron el Ultimate Comics Reborn (el evento que significó este reinicio en la numeración) fue Ultimate Hawkeye, una miniserie de cuatro números protagonizada por el arquero de los Vengadores.
Esta colección muestra como, mientras la mayoría de los Ultimates se encuentran en una batalla contra los "Hijos del Mañana" de Reed Richards, como podemos ver en su serie regular, Clint Barton ha sido mandado a la República del Sureste Asiático, donde hay una revolución por parte de una enorme facción superhumana. A lo largo de los números vamos descubriendo cómo todo comenzó con un intento de dicha república de ponerse por encima de todo el mundo, eliminando el gen-X del resto del mundo pero ellos teniendo a sus propios sobrehumanos. Sin embargo, algo salió mal. De este modo, el objetivo de Ojo de Halcón será recuperar el suero que han desarrollado en dicho país, ayudado solamente por el equipo encubierto de SHIELD, Ultimate X.
En principio he de reconocer que la serie no me llamó mucho la atención, pero como leo todo lo que tenga "Ultimate" escrito en el título, tuve también que leerlo. De hecho, los dos primeros números son bastante sosos, y hasta que Ultimate X no entra en acción no empieza a ponerse la cosa regularmente interesante, además de que el último número rescata algunos conceptos del universo clásico hasta la fecha no usados en el universo Ultimate, como siempre modificados (de modo que las únicas similitudes reales son los nombres) que lo hacen interesante. Sin embargo, el cómic posee demasiados datos dados muy rápidos, y si a eso le añadimos que seguimos a la vez tres tramas, situadas todas en distintos momentos (la trama principal, unos flashbacks sobre el origen de Ojo de Halcón y otros flashbacks sobre cómo llegó la República en cuestión a la situación actual) hacen que el hilo sea muy difícil de seguir. Resumiendo: lo siento, Jonathan Hickman, buen concepto, mal desarrollo.
Respecto al trabajo a los lápices de Rafa Sandoval, he de reconocer que no es malo, pero el hecho de modificar a todos los personajes según le parezca (aunque en las otras series Ultimate tengan otros aspectos) y encima los gestos exagerados que le da a muchos personajes hace que sea un tanto molesto de ver.
Sin embargo, como digo, lo que me pareció muy interesante fueron los conceptos utilizados y presentados y explicados en el cuarto episodio, y que ojalá sean rescatados en futuros cómics, aunque sospecho que, al igual que ha ocurrido con cosas como las versiones Ultimate de M.O.D.O.K. o Thanos, su aparición será única. Lástima.

No hay comentarios: