viernes, diciembre 09, 2011

La continuidad canónica: ese gran laberinto

Siguiendo con la temática sobre la que han ido muchos de mis posts últimamente, hoy me ha parecido interesante hablar de lo que llamamos el "canon" de las sagas. Nada que ver con el "canon digital" que tanto que debatir da a menudo, de lo que quiero hablar hoy es de aquel material perteneciente a una saga que se considere "oficial" por sus fans. De hecho, para todo aquel que sea aficionado de alguna película, serie, videojuego o cualquier otro material que haya ganado un éxito notable, el concepto de "canon" no le sonará extraño.
La necesidad de buscar una continuidad "oficial" o "canónica" nace cuando una saga se hace muy popular, lo cual provoca que se publique mucho material de la misma, muchas veces en distintos formatos y por distintos autores, acabando por contradecirse entre ellos o incluso a no encajar de ninguna manera. Por ello, muchos fans (y en muchos casos, también los autores) encuentran necesario que se establezca cual es la versión que se considere la "más real", y, dependiendo del caso, se han tomado distintas opciones.
Lo más normal es que el material original sea considerado el único a ser tenido en cuenta. Novelas como las de Sherlock Holmes, películas como Terminator o videojuegos como Resident Evil, todas han tenido adaptaciones a distintos medios, pero sólo sus materiales originales son considerados puramente canónicos, con todo su material derivado considerado como completamente fuera de cronología oficial.
Otro caso completamente distinto (y casi contrario a este) es el de la popular saga Star Wars, donde casi todo el material es considerado canónico, aunque también es verdad que todo lo que se publica se somete a un meticuloso escrutínio que decidirá si la historia encaja o no con el canon establecido hasta la fecha, aunque permitiendo alguna pequeña licencia de vez en cuando. Sin embargo, una norma que tiene esta saga es que el material original, las películas, son el principal material canónico en tenerse en cuenta, y en caso de que se produjeran nuevas películas, si estas contradicen el resto del material (conocido como "Universo expandido"), se considerará como fuera de canon a todo ese material que contradiga a la nueva película. Aún así, de vez en cuando se publica algo fuera de canon en esta saga, normalmente historias alternativas o cómicas.
Otro ejemplo en el que todo el material se considera canónico es el caso de los cómics Marvel y DC, los cuales, aprovechando su concepto de multiverso, consideran que todo lo que ha ocurrido en cualquier cómic, serie, película o novela ha ocurrido en alguno de los universos que forman sus multiversos. De hecho, cuando algo sale de "canon" en estos cómics, realmente lo que se hace es "mudarlo" a otro de los universos, de modo que es sigue considerando canónico.
También hay que tener en cuenta muchos casos en que existen distintos "canon" para una misma saga, de forma distinta a que ocurre en los cómics Marvel y DC. El caso más evidente es la saga de videojuegos Pokémon, que guarda un canon distinto si hablamos de sus videojuegos, su serie de animación o alguna de sus colecciones de manga, siendo (por lo general) consistentes dentro del mismo material pero contradiciéndose los unos con los otros.
Aunque en la mayoría de los casos, los propios autores tienen claro qué es lo canónico y qué no, hay casos en que son los fans los que deciden el canon, lo cual ocurre muchas veces en los mangas japoneses, donde, aunque por lo general se suele considerar como canon sólo lo ocurrido en los mangas, ignorando lo añadido en los animes, en algunos casos (como las populares Dragon Ball o Saint Seiya), partes de estos añadidos, o incluso en algún caso todo el añadido, son considerados canon por los fans (o por algunos de ellos).
Siempre podemos ver cualquiera de nuestras series, películas, cómics o novelas favoritas sin analizarlas de esta manera, pero cuando intentamos seguir una continuidad, siempre está bien saber cuales de las historias que veamos deben tener en cuenta y cuales no, así que es interesante siempre cómo se lleva el canon en dicha serie en particular. Afortunadamente, en aquellos casos en los que la cronología es más enrevesada, suelen existir publicaciones que nos ayudan en esta tarea (del tipo de los que adornan este post), haciéndonos mucho más sencillo acercarnos a estos mundos que, por lo general, tienen mucho que ofrecernos.

1 comentario:

Naota Nandaba Kasugano dijo...

Sonó ese título a cuarto milenio, me imagine a Iker Jiménez escribiendo esto.
Acerca del post, la verdad es que el tema sería eterno, podrías salir a un post cada mundillo y su canon, ríos de tinta podrían correr sobre el asunto. Y más que correrán ahora que se está empezando a estudiar el cómic en las asignaturas de letras, como literatura, y como fenómeno cultural...