miércoles, diciembre 07, 2011

(Reseña de cómic) Elseworlds: Flashpoint

 Siguiendo en la línea que voy últimamente, hablando de distintos universos paralelos en las editoriales Marvel y DC, hoy toca hablar de Flashpoint, uno de los Elseworlds de DC publicado entre los años 1999 y 2000 en 3 partes y creado por Pat McGreal y Norm Breyfogle. Recomiendo no confundirla con el reciente evento de DC de mismo nombre (que ya reseñé hace unos meses), ya que poco tiene que ver (salvo porque el protagonista también en Flash y también ocurre en un universo paralelo).
En este Elseworld, el único superhéroe de la Tierra ha sido Barry Allen, el segundo Flash (primero en esta Tierra) y estuvo activo a finales de los 50's y principios de los 60's hasta que salvó al presidente Kennedy de su famosa muerte a manos de unos francotiradores, aunque una cuarta bala que Barry no pudo ver impactó en el superhéroe, dejándolo paralítico. En la actualidad, Barry dirige un programa espacial entre cuyos objetivos está la exploración de Marte, cuando el sobrino de su mujer, Wally West, entra en contacto con un extraño objeto marciano que hace que sus moléculas no paren de vibrar hasta matarlo. Sin embargo, uno de los socios de Barry, el inmortal Vandal Savage, conspira a sus espaldas para poder estudiar los poderes del héroe, y para ello clona a Wally sabiendo que este también había recibido el poder de entrar en contacto con la Fuerza de la Velocidad.
La historia, a pesar de tener muchos datos, es muy ligera y fácil de leer y nos hace meternos rápidamente y de una forma bastante inteligente en el mundo en que se desarrolla. No se enrolla demasiado sino que va al grano casi desde el primer momento y, de camino, te va explicando lo que vas necesitando saber. Además, para los fans de los cómics de Flash (e incluso de otros superhéroes de la editorial), las referencias no paran de sucederse, apareciendo en esta saga versiones del Detective Marciano, el Hombre Elástico, el Capitán Frío o Trickster, cada uno desempeñando papeles necesarios para el desarrollo de la historia.
Respecto al dibujo, el trabajo es normal tirando para bueno. O sea, no es de ese tipo de trabajo que será recordado por décadas, pero funciona muy bien y ayuda bastante a la lectura, lo cual siempre es de agradecer.
La verdad, la línea Elseworlds de DC aún no me ha decepcionado, ya que todo lo que he leído hasta la fecha me ha parecido bastante bueno, y este cómic no es una excepción (de hecho, fue el primer Elseworld que me leí en su día). Además, plantea un origen para el tercer Flash bastante curioso que, en mi opinión, es bastante mejor que el origen real. Seguiré leyendo Elseworlds y reseñándolos por aquí.

No hay comentarios: