viernes, diciembre 30, 2011

Teenage Mutant Ninja Turtles (IDW) #1-5

Ya hablé hace unos meses de este reinicio en la continuidad de las Tortugas Adolescentes Mutantes Ninjas, el grupo de héroes creado por Kevin Eastman y Peter Laid, esta vez publicado por la compañía IDW Publishing. Y, aunque ya hice un artículo sobre el primer número entonces, hoy toca hablar sobre el primer arco argumental que se ha cerrado esta semana pasada.
A lo largo de los cuatro primeros números seguimos tres historias, dos del presente y una del pasado. En el presente vemos como Splinter y tres de las tortugas, Leonardo, Donatello y Michelangelo, se esfuerzan por encontrar a su hermano perdido, Raphael, mientras un gato mutante llamado Old Hob con una banda de pandilleros les hace la vida imposible. Por otro lado, un amnésico Raphael saca de un aprieto con su padre, el borracho maltratador, a Casey Jones, y juntos comienzan a repartir justicia por las calles. Y, finalmente, en la trama del pasado, tenemos el origen de todos estos personajes mutantes. Para culminar, el quinto número nos muestra cómo Raphael empieza a progresar con su "nueva familia" mientras Splinter cuenta una historia del pasado que, de alguna manera, tiene bastante que ver con el presente (aunque no se nos haya revelado del todo aún).
Comenté en su día que las historias del presente eran bastante insustanciales y que las escenas del pasado eran las más interesantes. No retiro lo de que las escenas del pasado son las más interesantes, pero mientras van pasando los primeros cuatro números, las historias del presente se van haciendo más interesantes además de mostrar cada vez más relación con lo que se va contando en los flashbacks, y, sorprendentemente, la historia se acaba justo en el momento que se debe acabar, no le dan más vueltas de las necesarias ni se corta antes de lo debido, dejando un muy buen sabor de boca el final del cuarto número. Y el quinto número realmente te mantiene pegado a la historia, sobre todo por menciones a ciertos personajes que hasta el momento cualquier fan de las tortugas habría echado de menos, sobre todo en el origen. De este modo, Kevin Eastman (cocreador de las tortugas) y Tom Waltz (su compinche en este reinicio) se llevan, por mi parte, una muy buena nota para esta saga.
Además, el que Kevin Eastman haya hecho los bocetos de las páginas (a los cuales luego Dan Duncan y Ronda Pattison han dado vida) hace que todo tenga una pinta muy parecida a la de los cómics originales, aunque el hecho de estar a color facilita el entendimiento de la historia. Siguen sin ser los mejores dibujos posibles, pero al fin y al cabo, es el estilo original de los personajes (muy distinto al de las series de televisión o de las películas, aunque estas últimas eran más parecidas).
Además, desde hace un par de semanas ha salido el primer número de las micro-series que se presentarán sobre cada una de las tortugas. Ya el número de Raphael se ha publicado, y el de Michelangelo, si no ha salido ya, está a punto. Pero sobre ellos hablaré cuando haya leído los cuatro (supongo que serán cuatro).
En mi opinión, es una oportunidad muy buena para cualquiera que quiera conocer más de las tortugas ninja para engancharse y seguir esta serie, una versión completamente nueva pero que se sigue sintiendo como una serie más de las tortugas. Aunque, como con todos los cómics de las tortugas, si se las conoce sólo de alguna de las adaptaciones de la serie, es posible que parezca un poco bizarro, ¡pero esto es lo que son las tortugas ninja!
Así que, para despedirme, definiré en una palabra lo que siento al leer esta serie: ¡Kowabunga!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dónde compras los cómics??? estoy deseando pillarlos pero por Ebay salen demasiado caros para su precio original.

Anónimo dijo...

Por cierto he estado echándole un vistazo a tus entradas, esta bastante guapo el blog. (soy el mismo de antes álex)