lunes, enero 02, 2012

Desentrañando... Mujer Maravilla

Para terminar de desentrañar a la conocida como la Trinidad DC, tras Superman y Batman le toca el turno a la heroína más conocida del mundo, la Mujer Maravilla.
Las amazonas, un pueblo de mujeres guerreras mencionado en la mitología griega, guiadas por la reina Hipólita y que vivían en una isla llamada Temiscira. Aunque en la mitología, las amazonas son mortales y tenían encuentros con hombres en ocasiones con la intención de preservar su raza, en el universo DC las amazonas, inmortales en este caso, se aislaron por completo del mundo del hombre, viviendo su vida inmortal en la isla antes mencionada, también llamada como "Isla Paraíso" en esta versión (de por sí, el propio mito de las amazonas está modificado de distintas maneras según la versión de la historia).
Según la versión más actual (la posterior a la Crisis en Tierras Infinitas), la reina Hipólita, mimetizando lo que la diosa Artemisa había hecho para crear a todas las amazonas, por órdenes de seis divinidades olímpicas moldeó con arcilla una pequeña bebé, a quienes las diosas otorgaron vida al introducirle el alma de la hija no nata de la primera mujer en ser asesinada por un hombre de la historia, cuya alma era la alma de la propia Hipólita, reuniendo así a madre e hija en una nueva vida.
A diferencia que otras amazonas, Diana creció en Temiscira sabiendo del mundo del hombre sólo las barbaridades que sus hermanas amazonas le contaban. Sin embargo, su curiosidad y su ansia de explorar hicieron que cuando un día un avión del ejército americano se estrellara contra Isla Paraíso, el conocer por primera vez a un hombre, el soldado Steve Trevor, Diana quisiera conocer más de ese mundo, y por ello se presentó voluntaria para acompañar al soldado de vuelta a su tierra natal. Sin embargo, su madre Hipólita se negó, y organizó unos juegos para decidir quién era la amazona más apta para dicha tarea, juegos en los que Diana participó oculta en un disfraz, demostrando su superioridad con respecto a las otras amazonas gracias a las bendiciones de las diosas que le dieron vida, e Hipólita no tuvo más remedio que dejarla ir, entregándole los Braceletes de Sumisión y el Laso de la Verdad, además de un atuendo creado con los colores de la bandera que Trevor había traído, para demostrar sus intenciones de paz al país al que se dirigía.
Una vez en Estados Unidos, Diana, como embajadora de Temiscira, comprobó que el mundo de los hombres no era lo que sus hermanas le habían contado, ya que, a pesar de existir muchos hombres pérfidos y crueles, también existían hombres de buen corazón, como el propio Steve Trevor. Al mismo tiempo que conseguía que su madre permitiera a Diana permanecer todo el tiempo que quisiera en esta tierra del hombre, ayudando a enfrentarse al mal que continuamente aparecía y actuando como representante de su país frente al mundo, Diana enfrentó a muchos enemigos, algunos humanos como el Doctor Psycho o Cheetah, otros dioses como Ares, el dios de la guerra olímpico, mientras en el mundo del hombre se la empezaba a conocer como la Mujer Maravilla.
Con el tiempo, Diana hizo nuevos aliados, como Etta Candy (quien se convertiría con el tiempo en la esposa de Steve Trevor) o la Liga de la Justicia de América, haciendo especialmente buenas migas con Superman. También sus actuaciones han influenciado en personas como Donna Troy, la cual llevó bastante tiempo el alias de "Chica Maravilla" (alias ahora usado por Cassandra Sandsmark, una fan de Donna).

Lecturas recomendadas:
All-Star Comics #8
Wonder Woman Vol.2

No hay comentarios: