sábado, enero 14, 2012

¡Medio año ya!

Increíble, pero cierto. Este martes pasado, este blog (en su nueva versión) cumplió seis meses de vida, aunque entre el ajetreo de la "vuelta al cole" y el curso de desarrollo web que siempre publico ese día se me pasó por completo mencionarlo (y eso que llevaba un par de semanas con ello en mente). Pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena.
De este modo, esta es la entrada número ciento ochenta y nueve del blog. Pero bueno, seis meses significaron ciento ochenta y cuatro entradas (no contando la entrada del martes que hubiera significado seis meses y un día más). No son pocas entradas, y no es fácil escribir todos los días. Pero, sin intención de hacer la pelota (que también), tengo que afirmar que se hace más fácil sabiendo la cantidad de gente que me lee (cada día me sorprendo más, no sólo por las cifras, sino también por las personas que me comentan que me han leído... ¡mil gracias!).
Reconozco que posts como este son una excusa para, de vez en cuando, tomarme un descanso de los posts habituales que suelo escribir. Escribir de vez en cuando un post sin tener que romperme demasiado la cabeza en encontrar algo que reseñar o sobre lo que comentar ese día es un alivio. Pero tranquilos, que, aunque en este último mes lo  haya hecho tres veces, no se va a convertir en costumbre, sólo ha coincidido. Ni siquiera dentro de un año celebraré este "medio-cumpleaños", sólo ha sido esta por ser la primera vez. Y, aparte de todo eso, creo que de vez en cuando sí que me merezco un descanso, pero aún así, ¡me niego a tomármelos!
Aprovecho para disculparme ante aquellos que me dejan comentarios y no les respondo. No es por antipatía, en serio, es falta de tiempo. Intento en la medida de lo posible responder, sobre todo cuando el comentario que me dejen da pie a ello, pero, a pesar de que no me dejan muchos comentarios (tampoco les culpo, considerando lo mal que los trato en ese aspecto), no siempre tengo tiempo, así que muchas veces los leo y pienso "luego cuando pueda le respondo" y no lo recuerdo hasta semanas más tarde. Y para entonces encontrarlos no es fácil.
También comentarles que tenía pensado para estas fechas hacerle algún cambio a la interfaz del blog, así que si un día entran y se encuentran esto cambiado, o tal vez cerrado durante un rato, no se sorprendan. De todos modos, cuando lo vaya a hacer, me aseguraré que no sea en horario habitual de posteo, a lo mejor lo haga sobre las cuatro o cinco de la tarde, e intentaré avisar algún que otro día antes.
Y eso es todo, mañana volvemos a la programación habitual del blog, con la entrega de The CubesPaper habitual, pero hoy tenía que hacer esto. Así que me despido, no sin antes desearle a este blog un ¡feliz cumple-medio-año! (atrasado)

1 comentario:

Naota Nandaba Kasugano dijo...

Francamente, yo no podría llevar tu ritmo, porque publicar, se publica a diario y siempre son cosas con bastante chicha.

Yo publico una vez por semana y tengo que ir haciendo paradas para recopilar información y posts, amén de que como mínimo dibujar un avatar con la tableta me lleva lo mío.

P.D: lo peor que podía haber hecho es haber descubierto el Minecraft en época de exámenes. Juego que me recuerda a tu blog, porque todo está hecho con cubos.