miércoles, enero 11, 2012

(Reseña de serie) Terra Nova, 1ª temporada

En lo que muchos esperamos la cuarta entrega de la saga Jurassic Park al menos hemos podido calmar el mono de dinosaurios con esta nueva producción de Steven Spielberg ideada por Kelly Marcel y Craig Silverstein, cuya primera temporada se emitió entre septiembre y diciembre de 2011.
La trama inicial nos lleva a un futuro no muy lejano (2149), época en que los humanos han destruido por completo el medio ambiente de la Tierra, pero, afortunadamente, han encontrado una fractura espacio-temporal que los transporta 85 000 000 hacia el pasado, en plena era cretácica, así que, de un modo muy organizado e incluso hasta un punto demasiado burocrático, van enviando personas a través de dicha factura para comenzar una nueva civilización en dicha época (aprovechando que han comprobado que se trata de una línea temporal distinta a la nuestra), aunque parece que no todo el mundo tiene la misma idea sobre cómo llevar lo que recibiría el nombre de "Terra Nova". La historia se centra en la familia de Jim Shanon, un policía un tanto conflictivo aunque de buen corazón que logra colarse en una de las "peregrinaciones" hacia el pasado.
La historia de la serie está bastante bien llevada, aunque en un principio parece una mezcla de la ya mencionada Jurassic Park, la popular serie Perdidos y el cómic llevado recientemente a serie The Walking Dead (Jim Shanon y Rick Grimes se parecen demasiado). Afortunadamente, a diferencia de Perdidos, los enigmas se van resolviendo a buen ritmo (sin peligro de que al final no tenga sentido nada), y la mayoría de los episodios sirve para algo (aunque sea para poco, pero en ningún capítulo la trama parece no avanzar o no se revela nada nuevo). También a esto último beneficia el que la temporada sólo sean unos trece episodios.
Desgraciadamente, la acción comienza con un ritmo muy frenético en el episodio piloto (que es doble), con unas escenas de ataques de dinosaurios dignas de estar en alguna de las películas de la otra saga de Spielberg, y luego pierde mucho, al perder los dinosaurios casi todo el protagonismo, hasta el punto de haber un capítulo en que no aparece ningún dinosaurio en absoluto. Por suerte, la trama de la serie a medida que se va desarrollando se va haciendo lo bastante interesante como para que perdonemos eso, pero decepciona un poco, sobre todo tras la escena de los slashers del primer capítulo, que puso las espectativas muy altas. Aún así, como ya dije, la serie guarda buen ritmo en general y te mantiene esperando a ver el siguiente episodio.
Las actuaciones por lo general son aceptables. Hay algunos que interpretan mejor (Stephen Lang, Damien Garvey) y quien lo hace peor (Jason O'Mara, Naomi Scott, Rod Hallett), pero ninguno se lleva una nota excesivamente alta ni baja, todas las actuaciones rondan el "notable". Tal vez la única que se merezca una nota importante sea Alana Mansour, la hija pequeña de los Shanon, que hace un trabajo excelente para sus ocho años.
Los efectos especiales... Bueno, hay que tener en cuenta que es una producción para televisión, pero todos tenemos ya guardados en nuestra retina los dinosaurios que Spielberg nos trajo en su día, y no podemos evitar comparar. Por lo general los animales son bastante poco creíbles, y a eso se le suman algunas posturas bastante irreales que toman en algún momento (veamos al brachiosaurio del primer capítulo... ¿qué forma de mover el cuello es esa?), así que no, en este aspecto la serie no llega al aprobado. Sobre todo considerando que tenemos series como Walking with Dinosaurs o Jurassic Fight Club en las que los dinosaurios eran algo más creibles (al menos en posturas... y en algún caso también el CGI era un poco menos cantoso...).
Por otro lado, los efectos especiales de 2149 parecen sacados de algún videojuego futurista, aunque pintan bastante mejor. También es cierto que las escenas del futuro son todas mucho más oscuras, así que les es mucho más fácil "esconder" los errores. Pero al menos es más agradable visualmente que los dinosaurios.
Concluyendo, la serie es bastante entretenida y ayuda a calmar el mono de dinosaurios que tenemos hasta que Jurassic Park IV salga a la luz (por lo que se dice, este año, aunque lo dudo mucho). Además, los misterios que van apareciendo me hacen sentir como cuando veía Perdidos y no paraba de preguntarme por qué pasaba todo, una sensación que echaba de menos. Así que estoy deseando que se confirme la segunda temporada, porque quiero ver más de esta serie (aunque terminarla tal como acabó la temporada no sería un mal final).

1 comentario:

Itzel Aguilar dijo...

Buena e interesante. El el final del mundo es un tema muy popular en las series. Actualmente, hay varias con historias diferentes, pero que giran alrededor del mismo tema. Muy buena.