miércoles, febrero 22, 2012

(Reseña de juego) Jurassic Park: The Game


Hace unos meses que hablé de cómo Telltale Games, desarrolladora famosa por juegos como Tales of Monkey Island, Back To The Future: The Game o varios juegos basados en la serie CSI, había anunciado el lanzamiento de un juego basado en la popular franquicia Jurassic Park. El juego, salido el noviembre pasado y formado por cuatro episodios, es una suerte de película interactiva con toques de aventura gráfica.

El juego nos sitúa en la Isla Nublar durante el transcurso de la primera película. Tras la muerte de Dennis Nedry, el informático que intentaba vender los secretos de InGen a su empresa rival, Biosyn, el plan B, consistente en una mercenaria costarriquense llamada Nima, entra en juego, sin que la chica aún sepa nada de lo que InGen ha construido en la isla. Mientras tanto, Gerry Harding, el veterinario del parque, se lleva a su hija, Jess, de vuelta a la civilización tras haberle enseñado de qué iba su trabajo, cuando se da cuenta de que la electricidad del parque se ha cortado. Sin saber muy bien cómo, los tres personajes se unen y comienzan una frenética carrera por escapar del parque con vida aún después de que John Hammond y sus invitados estrellas hayan sido evacuados.
Al igual que ocurría con Back To The Future: The Game, el juego tiene una trama muy buena, de hecho en mi opinión es lo mejor que se ha hecho de la saga si no contamos las dos novelas y sus respectivas películas (e incluso podría decir que el juego es mejor que la segunda película...). Todos los personajes tienen unas personalidades muy bien definidas y ninguno nos deja indiferentes, además de tratar con las situaciones de tensión de una manera que nunca antes había visto en esta saga. Las escenas de acción son todas muy buenas y hay momentos que te hacen meterte completamente en la acción, sintiendo miedo, rabia o dolor depende de lo que vaya ocurriendo en el momento (cito en particular la última aparición de los raptores, durante el tercer episodio... esa escena me marcó).
El problema es que, tal como estaba mencionando hace un momento, me pareció como estar viendo una película. El sistema de juego es tan vago que realmente no tienes que hacer gran cosa, más que ir pulsando las teclas que aparecen en pantalla en determinados momentos para ayudar al personaje a moverse con la velocidad o la habilidad necesaria. Y encima no hay ningún criterio a la hora de decidir la importancia de un movimiento: hay movimientos que si los fallas, no ocurre nada; otros que, si fallas varios seguidos, pierdes; y otros que, con sólo fallar ese movimiento, pierdes. Pero no hay ningún modo de saber con cuál de los tres tipos de movimiento te encuentras, sólo ocurre, y punto.
Mentiría si dijera que el juego es así de principio a fin. Hay pequeños tramos en que el juego toma el aspecto de una aventura gráfica, tomando nosotros las riendas de un personaje (uno cualquiera, no hay ningún personaje al que manejemos siempre y raro es al que no manejemos en ninguna ocasión) e investigando en una sala. Pero lo cierto es que la mayoría de los "puzzles" consisten simplemente en interactuar con todo lo que haya en el escenario, sin casi tener que pensar. De hecho, habrán unos tres o cuatro puzzles reales (ahora sólo recuerdo tres: el de atraer al T-Rex del Centro de Visitantes, el de montar la montaña rusa y el de abrir el ascensor del acuario) a lo largo de todo el juego. Y ninguno con una mínima dificultad.
Algo gracioso sobre este asunto de no tener ningún personaje fijo es el hecho de que, también como una aventura gráfica, en algunos momentos podemos elegir qué preguntar a algún personaje para obtener información. Sin embargo, en un momento del juego, se hace tan absurdo que, mientras dos personajes discuten, básicamente eres el encargado de elegir los diálogos de ambos personajes, preguntándome yo qué sentido tiene esto, sobre todo considerando que esto no tiene ninguna repercusión de cómo avanza la trama. De hecho, en un juego así uno podría esperarse que hubiera múltiples posibilidades de historia, pero, otra vez recordando mi crítica de Back To The Future: The Game, el hecho de que el juego se divida en episodios no permite que haya ningún cambio entre distintas partidas que se puedan jugar... ¡Esta vez ni siquiera existe el inventario! De este modo, sólo hay un momento en el último tramo del último episodio en el que puedes hacer una elección real para poder alternar entre dos posibles finales, aunque el momento de tomar la decisión es tan frenético que muchos ni se percatarán, sobre todo si, por casualidad, escogen el final "bueno", porque tampoco se indica en ningún momento sobre la posibilidad de múltiples finales. Yo, simplemente, viendo que cogí el final "malo", sospeché que ese momento debía ser crítico, y luego hice una búsqueda por internet para descubrir si había alguna otra posibilidad, pero, tal como me había parecido a mí, no la había.
Visualmente, el juego está bastante bien. Los dinosaurios están muy bien logrados, los humanos bastante menos, pero no es una imagen desagradable. Pero, y por tercera vez diciendo algo que dije también con Back To The Future: The Game, está muy mal programado. Los gráficos no son tienen tanta calidad como para, bajando la calidad al mínimo, sobrecalentar mi gráfica en poco más de una hora, que aguanta sin problemas horas de juego en Skyrim en calidad máxima.
Resumiendo, en la misma línea que el anterior juego que he probado de esta desarrolladora. Una historia muy buena pero acompañada de un sistema de juego mediocre y una mala optimización gráfica, lo cual hace que el juego sólo sea recomendable para aquellos a los que le guste esta saga. Eso sí, a los que le guste la saga, les encantará el juego, porque, a pesar de todos los fallos que he dicho, tardé sólo tres días en pasármelo (y porque tenía que dejar descansar la gráfica cada rato).

No hay comentarios: