viernes, febrero 17, 2012

(Reseña de película) El Gato con Botas

En 2001, los estudios Dreamworks nos mostraron por primera vez las aventuras del ogro Shrek, una divertida película que tomaba distintos cuentos y los entremezclaba con elementos de cultura popular en un tono bastante cómico e incluso de algún modo irreverente (aunque siempre guardando la compostura para poder ser vista por niños). Su popularidad ha provocado que se hayan estrenado tres secuelas además de una serie de cortos basados en el personaje, e incluso uno de sus personajes, aparecido por primera vez en la segunda entrega, se ha ganado una película propia: el Gato con Botas.
La película nos sitúa en una época anterior a que el Gato se cruzara con Shrek por primera vez, viviendo como un forajido, cuando descubre la localización de las judías mágicas, las cuales desde muy joven intentó encontrar ayudado por su antiguo amigo Humpty Dumpty. Al reencontrarse con Humpty y conocer a la gatita Kitty Garras Suaves, el Gato decide dejar el rencor que tiene al huevo y unirse a ellos para conseguir las alubias y, de este modo, encontrar al ganso de los huevos de oro.
La pelicula, la verdad, es, de las que he visto, la más floja de la franquicia (aunque reconozco que no he visto la cuarta entrega de Shrek). Tiene sus puntos divertidos, pero el hecho de que la mayoría del humor recaiga sobre el personaje protagonista hace que acabe aburriendo e incluso se haga predecible, echándose de menos los personajes menores de la saga (Pinocho, el Muñeco de Gengibre, el Lobo Feroz, etc.).
Respecto a la animación, Dreamworks siempre ha hecho un muy buen trabajo y cada vez lo hace mejor. Sin duda, cada vez el pelaje del Gato parece más realista en cada película que sacan, y lamentablemente no he visto la película en 3D para apreciarlo en su totalidad, pero hay que reconocer que al menos han sabido llevar un equilibrio con los planos de modo que en 3D deberán ser bastante buenos (supongo por lo que he visto) pero no se notan ridículos en la versión 2D.
En conclusión, una película para pasar el rato, sobre todo si te gustan las demás películas de la saga. Pero no le llega ni a la suela de los zapatos a las divertidísimas películas del ogro, sobre todo las dos primeras partes (la tercera me pareció también bastante floja... aunque sigue estando mejor que ésta).

No hay comentarios: