sábado, febrero 11, 2012

(Reseña de película) Ranma ½ Live Action

Ranma ½ fue un manga muy popular que se publicó en Japón durante casi diez años (1987-1996) y que contó con una adaptación animada que incluso fue emitida en España (al igual que su manga ha sido traducido). En estas pasadas navidades, la cadena japonesa NTV produjo un especial de acción real adaptando la historia original de Rumiko Takahashi.
Siguiendo la trama principal del manga, en este especial vemos cómo Ranma Saotome y su padre Genma llegan al dojo Tendo, ya que el anciano prometió en su juventud a su amigo Soun que cuando tuvieran hijos, los casarían para que heredaran dicho dojo. Pero si ya no es bastante con el hecho de que Ranma y Akane (la hija menor de Soun y elegida para ser la prometida del muchacho) se lleven como el perro y el gato, encima el chaval contrajo una maldición durante un entrenamiento en China, por lo que cada vez que se moja con agua, dependiendo de su temperatura cambia de sexo, lo cual no hace las cosas más fáciles. Sin embargo, la familia Tendo tiene un secreto que ayudará a Ranma a librarse de la maldición: una fuente que convierte en hombre a todo el que se moje con ella. El problema es que Ranma no es el único que va tras la fuente.
La verdad, la adaptación me ha sorprendido muy gratamente, no sólo el guión está bastante bien hecho y el ritmo está bastante bien llevado, sino que adapta perfectamente el espíritu de la serie original, no dejándose llevar por clichés evidentes que podrían estropearlo por completo. Además, juegan bastante bien uniendo varias de las historias de la serie en una misma, añadiendo también elementos nuevos, lo cual lo hace muy entretenido. Desgraciadamente, hay muy pocos personajes, y los fans del manga original echamos mucho de menos a personajes como Ryoga, Shampoo, Happosai o Moose, quedándonos sólo Kuno y Gosunkugi como los únicos rivales de Ranma.
Los actores interpretan muy bien su papel, haciéndonos creer de verdad que son versiones en vida real de los personajes del manga. Sin embargo, esto es un arma de doble filo ya que, al intentar adaptar todas las posturas y gestos de los personajes, quedan de vez en cuando bastante ridículos. Pero supongo que es algo que tenemos que aceptar: los japoneses son muy frikis y no iban a dejar de poner esas posturas para dar realismo.
Los efectos especiales pasan de la cutrez absoluta a un punto aceptable, teniendo como principal ejemplo de efecto cutre la transformación de Genma en un panda, evidentemente alguien disfrazado de panda y no con un disfraz especialmente convincente, aunque en parte ayuda a que sea más cómico. El resto de efectos son todos relacionados con las peleas, sobre todo los referentes a saltos o lanzamientos, y por supuesto, el moko takabisha, la técnica especial de Ranma (también usada por Genma en esta versión).
Metiéndonos en el tema de las peleas, tienen una coreografía genial y la cámara se sitúa de manera perfecta. Vamos, que me han encantado, no podría haber pedido más. Y me ha parecido curiosa la forma de mezclar tres técnicas del manga durante el combate final (no sé si aposta o sin querer): el neko-fu (al poner a Ranma a presión, aunque en este caso no perdió el control), el shishi hokodan (porque Ranma parece volverse más fuerte debido a la rabia en esta ocasión) y el moko takabisha (siendo el nombre que le da a la técnica, aunque ya la había usado más veces en el especial, eso sí, sin dar ningún indicio en ningún momento de cual es la procedencia del poder de la técnica).
Vamos, una adaptación magnífica para uno de los mangas más divertidos que he tenido el placer de leer, y que recomiendo encarecidamente a todo el mundo (a menos que no les haya gustado el manga original), aunque, como digo, me he quedado rascado por la falta de determinados personajes (que, aunque sé que tardaron un poco en salir en el manga, llegó un punto en el que se hacían casi indispensables) y por eso espero que se decidan a hacer una secuela.

No hay comentarios: