miércoles, marzo 07, 2012

(Reseña de cómic) The New 52: Justice League #1-6

Ya he hablado unas cuantas veces del evento que desde agosto sobrecoge la editorial DC Comics: los nuevos 52. Tras el crossover ocurrido en Flashpoint, casi todas las series que formaban los sellos DC Universe, Wildstorm y Vertigo se cancelaron, uniéndose todas en un único sello de las cuales se empezaron a publicar 52 nuevas series situadas todas en una nueva continuidad que respetaba parte de la antigua continuidad pero ignoraba otra parte. La primera de las 52 series en ser estrenada fue Justice League, por Geoff Johns y Jim Lee.
Los primeros seis números de esta serie nos muestran la génesis del equipo de superhéroes. Todo comienza cuando, mientras Batman persigue a una extraña criatura por las calles de Gotham, se encuentra con Linterna Verde que, avisado por su anillo, busca a la misma criatura. Pronto ambos descubrirán que no es un caso aislado sino que esas criaturas están apareciendo por todo el mundo por algún motivo, y en su lucha contra ellos se unirán otros héroes como Flash, la Mujer Maravilla, Aquaman, el recién "nacido" Ciborg o incluso el mismísimo Superman.
La verdad, la historia comenzó muy bien, dándonos una muy grata primera impresión al ser el Justice League #1 el primero de los cómics del evento en publicarse. El primer momento tiene situaciones bastante simpáticas, como cuando Linterna Verde alucina al enterarse de que Batman no tiene poderes, y en general la trama avanza bastante bien. Desgraciadamente, las escenas "simpáticas" acaban siendo cada vez más habituales en los siguientes números hasta el punto de dar la impresión de estar parodiando a los personajes, mientras la trama cada vez se precipita más hasta el punto de que el clímax final no es clímax ni es nada. Ni siquiera el villano en cuestión (no sé por qué estoy guardando el misterio, si la criatura del primer episodio bien que grita "¡Por Darkseid!") llega a imponer lo suficiente, ya que aparece como un villano cualquiera a darse de leches con los héroes sin ningún tipo de plan mínimamente elaborado. A eso súmenlo algunos momentos que no pintan nada (el pique por tener el liderazgo del equipo o Batman mostrando su identidad secreta a Linterna) y tenemos que Geoff Johns aprueba por los pelos sólo porque la historia es muy amena de leer.
Respecto a Jim Lee, cualquiera que conozca a este autor sabe perfectamente que nunca decepciona: su trabajo es impecable, tanto desde un punto de vista puramente gráfico como también desde el punto de vista narrativo. Y no sólo sus dibujos están genialmente planteados, sino que su trabajo en dar un nuevo aspecto a los personajes es bastante bueno, aunque personalmente no me termina de convencer el aspecto del nuevo Superman.
Curiosamente, tras el final del número 6 hay una pequeña historia (consistente sólo en una escena) involucrando al Fantasma Desconocido y el nuevo gran enigma de DC Comics, la misteriosa encapuchada a la que seguimos durante todos los números 1 de estos nuevos 52, y que ahora sabemos que responde al nombre de Pandora. Por fin parece que DC se anima a decirnos algo sobre este personaje que tanta especulación está provocando. Y, aparentemente, en próximos números sabremos aún más.
En general, una historia que no está mal para introducirse en los nuevos 52 de DC, ya que nos permitirá ver los status actuales de los personajes más importantes de la editorial, y se lee bastante fácil. Pero la historia en sí es bastante floja y decepcionante.