miércoles, abril 25, 2012

(Reseña de cómic) Superman/Batman #14-18

Tras unos aceptables primeros trece números, Jeph Loeb esta vez se acompañó del dibujante gaditano Carlos Pacheco para los siguientes cinco números en los que se trataría una trama titulada Absolute Power ("Poder Absoluto").
La Legión de Supervillanos, los criminales que mimetizan a la Legión de Superhéroes bajo los nombres de Cosmic King, Saturn Queen y Lightning Lord, viajan en el tiempo a los momentos claves de la vida de los dos protagonistas, matando a Jonathan y Martha Kent para hacerse cargo del pequeño Kal-El, y a Joe Chill justo después del asesinato de los Wayne, para también hacerse cargo del joven Bruce. De este modo, el trío cría a los dos futuros héroes como si fueran hermanos, y los hacen partícipes de su plan de controlar el mundo. Aunque el trío de villanos también visitan a algunos otros héroes en los momentos de sus orígenes para evitar que lleguen a convertirse en una amenaza algún día, todavía algunos otros héroes son capaces de plantarles cara y hacer ver a los dos iconos que algo está mal en esa línea temporal, por lo que ambos empiezan una serie de viajes por distintas líneas temporales intentando devolver todo a la normalidad.
Como decía al comienzo, los primeros trece números habían sido aceptables, incluso buenos, sobre todo considerando que el autor era Jeph Loeb. Pero en esta saga el autor vuelve a sus andadas y crea una trama demasiado compleja para poder llevarla. En primer lugar, la trama parece más una miniserie aparte que parte de una serie regular, ya que las pequeñas muestras de "continuidad" con lo ocurrido hasta ahora son bastante pobres e incluso forzadas en algún momento. Por otro lado, el papel protagonista de la saga no queda en ningún momento claro, pasando de unos personajes a otros, sin estar seguro en ningún momento de si considerar villanos a los que tienen su nombre en el título de la colección, sobre todo cuando estos, supuestos convencidos de lo que la Legión de Supervillanos les han hecho creer durante toda su juventud, cambian sin ningún motivo aparente de parecer y empiezan a intentar devolver el mundo a la normalidad de repente. Y, finalmente, ¿qué clase de ilógica hace que la Legión de Supervillanos intente criar a Superman y Batman, mientras que elimina a Flash, Linterna Verde, el Detective Marciano y Aquaman pero ni siquiera se haya planteado la amenaza que representa la Mujer Maravilla?
Reconozco que, por otro lado, el concepto es interesante y el comienzo de la historia es bastante bueno. También hay situaciones bastante entrañables y se finalizan algunas tramas que se habían abierto en los primeros números, lo cual se agradece, sobre todo para sentir esa continuidad que tanto falta en esa saga. Y, como criticaba en la anterior trama, por fin hay una trama que no se centra en el universo de Superman, sino que es una saga bastante genérica (que bien podría haberse llevado en las páginas de la JLA), algo que sería bastante de esperar en una serie centrada en ambos personajes.
Respecto al dibujo, aunque Carlos Pacheco no es santo de mi devoción, hace un trabajo aceptable pero irregular a lo largo de esta saga. A pesar de que es un dibujante con unos dibujos que suelen trasmitir mucha frescura, me da la impresión de que muchas veces descuida sus dibujos. Y en esta saga se nota que trabajó mcuho en el primer número pero poco a poco se fue dejando.
La verdad, una lástima de saga que estropea un trabajo que iba bastante bien. No sólo porque de por sí el trabajo tenga demasiados puntos flojos, sino por su dificultad de lectura para los pocos versados en el universo DC al aparecer tantos personajes y tantos universos paralelos con tan poca presentación (a mí mismo me costó y tuve que buscar información sobre algunos de los personajes que aparecían). Pero supongo que es a lo que te arriesgas si lees algo de Jeph Loeb.

No hay comentarios: