sábado, abril 21, 2012

Un Cubo en Alemania, Semana II

¡Hola! Aquí estamos en mi segundo sábado en Alemania, aún sin subir ninguna foto, pero en estos días espero hacerlo (hoy no toca, que el Barça-Madrid es en un rato y, aunque no me gusta el fútbol, el acto social no me desagrada). Pero aún así, aquí les cuento lo que me ha ocurrido a lo largo de esta semana (esta vez sí, semana completa).
Después de haber ido al cíber la semana pasada para subir el post, donde comprobé lo basura que eran los ordenadores de allí, volví a la residencia listo para salir de fiesta, aunque la fiesta "normal" del lugar no me gustó demasiado. Por suerte, me había informado y había encontrado un par de garitos metaleros, así que hacia el Rock und Wikingerbar, un local que, como su nombre indica, llevaba una ambientación vikinga bastante curiosa. Allí fue donde Rayco y yo acabamos mientras Saul, Rubén, Javi y Martín se quedaban en una discoteca del centro bastante más cool. Tras conocer a un grupito de aficinados al billar (y, por descontado, a la cerveza), acabamos en el Paules Metal Eck, otro bar metalero bastante curioso.
El domingo fue bastante casero, aunque por la tarde aproveché para conectarme un rato (sin aún poder subir fotos... como ya sabéis) para luego irme a buscar la universidad donde iba a hacer las prácticas... tardando la eternidad para encontrarla (y que luego no me sirviera para nada, como ahora les contaré).
Llega el lunes, un día tan esperado como temido, ya que por fin empezaban las prácticas. Poco a poco vamos abandonando los pisos, en mi caso acompañado por Saul ya que habíamos quedado con Inés para que nos guiara hasta nuestros trabajos ya que ambos teníamos unas situaciones "especiales"... ¡y tan especiales! Debido a problemas de organización, ninguno de los dos trabajamos este primer día, e incluso yo me encontré con que mi lugar de trabajo no era el que me habían dicho originalmente, sino otro que estaba aún más lejos.
Así que el resto de mi lunes consistió básicamente en pasearme por la puerta de Brandenburgo y Tiergarten e ir en busca de una tienda de cómics que me habían mencionado y comprar un cómics en alemán para intentar practicar (en concreto, uno de la JLA llamado Kalter Stahl (en inglés Cold Steel), que ya reseñaré en un par de meses.
A partir del martes empezó el trabajo, de 10 de la mañana a las 6 de la tarde de lunes a viernes, un horario que, si bien no es malo, no da margen para hacer mucho más. Por suerte, este viernes he preguntado y me han dicho que, mientras haga mis ocho horas, puedo entrar desde las 7 si quiero. Así que supongo que a partir del próximo lunes cambiaré mi horario. Por el resto, un ambiente de trabajo bastante relajado y en el que me han mandado un proyecto que, básicamente, es programar una página web para ayudar a un proceso de una web de ventas que tienen ellos. Así que tendré que aplicar todo lo que os estoy enseñando en el tutorial de HTML.
Además, a lo largo de la semana he logrado comprarme un stick con el que conectarme a internet con mi portatil, por lo que este artículo... ¡lo estoy publicando desde la residencia! La verdad, se hacía necesario, sobre todo para las noches aburridas en la residencia. Aunque tengo una limitación de 5 GBs de descargas al mes (a menos que me pague una recarga), pero bueno, menos da una piedra.
Además, este viernes he vuelto a salr por el Rock und Wikinger y tengo intención de convertirme en un habitual del local. Y hoy sábado por fin he podido salir a hacer turismo, junto a Rubén, Javi y Martín, y además de visitar (de nuevo) la puerta de Brandenburgo, el Parlamento y Tiergarten, también hemos visto parte de lo que queda del muro de Berlín, la "Topografía del Terror", el Checkpoint Charlie, Postdamer Platz y probablemente algo más que se me olvide. Todo bastante espectacular, sin duda, aunque, como ya me ocurrió en Hamburgo, se me ponen los pelos de punta y da mucho mal rollo saber lo que ocurrió aquí hace tantos años.
Y, bueno, de momento eso es todo lo que ha ocurrido esta semana, un poco por encima. A partir del lunes intentaré hacer cosas por la tarde aprovechando que saldré antes, y, por supuesto, esta noche habrá fiesta como debe de ser siempre. Esta vez sí, a lo largo de la semana prometo subir fotos a los dos artículos, que hay cosas bastante curiosas. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios: