sábado, abril 28, 2012

Un Cubo en Alemania, Semana III


¡Hola! Casi no llego para el post de esta semana... Bueno, aquí estamos otra semana más comentándoles mi experiencia en tierras alemanas, una vez más sin fotos, ya que el ordenador con el que me estoy conectando es bastante viejo, por lo que me da bastantes problemas al intentar subir las fotos. Espero poder subirlas tarde o temprano, pero no prometo mucho. Al menos, en Facebook sí he podido subirlas a mi perfil, y, ya que están en público, las podréis ver sin problema si me buscáis por ahí.
Esta semana ha sido ya bastante rutinaria: nos estamos acostumbrando a este sitio. Ya está empezando a desaparecer la sensación de novedad y empieza a parecer todo como que es "normal" (que lo es, pero no para nosotros).
Como creo que ya mencioné en el post anterior, esta semana he cambiado mi horario de trabajo, de modo que me paso programando desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, teniendo así la tarde libre para hacer lo que quiera. Y estoy aprovechándola, ya que todos los días he hecho cosas: visitar el Estadio Olímpico y el East Side Gallery, pasarme por otra tienda de cómics (y adquiriendo "Superman: Was Wurde Aus Den Mann Von Morgen?", o en inglés "Superman: Whatever Happened To The Man Of Tomorrow?", el clásico de Alan Moore que tiene bastante mejor pinta que el "JLA Classified: Cold Steel" que había comprado la otra vez), descubrir dónde hay un cine con películas en V.O. para poder ver los Vengadores y la nueva película de Batman... La verdad, no he desperdiciado ningún día.
Aparte, hoy sábado por fin Moi y yo nos hemos animado y nos hemos dado un salto al lugar turístico que más cerca tenemos, el Zoo de Berlín (Berlin Tierpark), el cual es enorme y, por lo visto, tiene ya bastantes años y prestigio. Elefantes, jirafas, rinocerontes, leones, cocodrilos, llamas, osos... La verdad es que me ha encantado, aunque cierto es que nunca había estado en un zoológico "grande" (sólo un par de zoológicos de Canarias que se especializan más que nada en aves autóctonas) y, por lo tanto, no había visto a la mayoría de estos animales.
Además, tras estas dos semanas y media que llevo aquí, ya me siento bastante animado de hablar alemán, e incluso puedo entender regularmente a la gente que me habla, así que a partir de este lunes, el chaval que aquí escribe empieza a repartir currículums en esta ciudad con intención de conseguir algo a media jornada que pueda compatibilizar con las prácticas. Porque sí, no tengo ninguna intención de volver a España (bueno, de visita de vez en cuando), así que, ¡deséenme suerte!

No hay comentarios: