viernes, mayo 25, 2012

(Reseña de juego) Theme Hospital

Después del éxito obtenido con su popular juego Theme Park, Bullfrog se animó a crear una serie de juegos de simulación empresarial en la misma línea que el anterior, siendo, sin duda, su mayor éxito el popular Theme Hospital, en el que el jugador debía de ponerse al frente de la gerencia de un hospital (o más bien, varios hospitales, aunque sólo uno cada vez).
Al comenzar cada nivel nos encontramos con un edificio vacío que tenemos que equipar con consultas de varios tipos y servicios para pacientes y médicos. De esta forma tendremos que colocar lavabos, asientos, calefacción, máquinas dispensadoras, etcétera. Todo para que nuestros pacientes y trabajadores se encuentren más cómodos (salvo por la recepcionista, que no se moverá en la vida de su puesto).
Ante nosotros se abrirá toda una gama de enfermedades de lo más absurdo, desde la Invisibilitis o la Lengua Caída, pasando por el Síndrome del Rey o el Peludismo, algunas de las cuales tienen una cura aún más absurda que la propia enfermedad, haciendo que nos despierte más de una sonrisa cuando las vamos encontrando.
En los primeros niveles, el juego es bastante básico: crear el hospital con aquellas instalaciones que nos permiten en un comienzo y mantenerlo financieramente estable. A medida que van avanzando los niveles, nuevas posibilidades se van abriendo ante nosotros gracias a las salas de investigación o de formación de médicos. Además, nuevos retos como la llegada de emergencias o terremotos que sacudan el hospital nos van poniendo cada vez más a prueba.
Por suerte, el juego va progresando y sumando nuevas opciones a un ritmo bastante bueno para ir adaptándonos poco a poco. Desgraciadamente, como suele ocurrir con la mayoría de los juegos de este tipo, hay puntos muy muertos en los que no sabemos qué hacer ya que tenemos que esperar a que nuestra economía mejore o a que nuestro departamento de investigación haga un descubrimiento. Pero, por lo general, mantiene mucha diversión.
Definitivamente, un juego que marcó época porque se lo merecía, divertido pero con bastantes retos para mantenernos pegados durante unas cuantas horas intentando sacar a flote nuestro hospital.

No hay comentarios: