jueves, mayo 03, 2012

(Reseña de película) Batman y Robin

La última entrega de la saga de películas comenzada por Tim Burton y continuada por Joel Schumacher se estrenó en 1997 bajo el nombre de Batman & Robin, cambiando una vez más al actor que interpretaba al protagonista, esta vez George Clooney, pero aún manteniendo al resto del reparto.
En esta cuarta entrega de la saga, mientras Batman y Robin tienen sus primeros desacuerdos como equipo, un nuevo villano conocido como Mr. Frío se dedica a robar diamantes para alimentar el traje que le permite mantener su temperatura corporal bajo cero debido a una condición que le provocó un accidente mientras congelaba a su esposa enferma en espera de lograr conseguir una cura. Mientras tanto, la doctora Pamela Isley descubre que su jefe, el doctor Jason Woodrue, ha creado una droga que llama "Veneno" que convierte a los hombres en super-hombre, creando a su primer super-soldado: Bane. Woodrue, para silenciar a la chica, intenta matarla, sólo logrando convertirla en una mutante con capacidad para controlar sus feromonas y envenenar con un beso. La obsesión de Isley por las plantas la lleva a convertirse en Hiedra Venenosa, una maniática que antepondrá la vida de las plantas a la de las personas.
A ver, ¿por dónde empiezo? ¡Esta película no hay por dónde cogerla! La he vuelto a ver (realmente, creo que no la había visto nunca completa) y he tenido que verla en tres o cuatro sesiones porque era intragable. La historia es tremendamente tonta, pero no es lo peor, ya que podría ser la historia de cualquier saga simple de cualquier cómic. No, lo peor probablemente sean los diálogos, donde los chascarrillos tontos o los momentos anticlimáticos se suceden uno tras otro. Lo único que realmente vale la pena de la película es la trama de la enfermedad de Alfred que sí que llega a emocionar. Por el resto, no hay nada salvable.
Las actuaciones, sólo se salvan Michael Gough que repite en su papel de Alfred y, sorprendentemente, Arnold Schwarzenegger interpretando a Mr. Frío, a pesar de que físicamente no tenga nada que ver con el personaje de los cómics. George Clooney no le llega ni a la suela a Val Kilmer; Chris O'Donell, que en la anterior había hecho un buen trabajo como un Robin crecidito, lo estropea todo en esta (también es cierto que tiene un papel que varía entre el segundo Robin y Nightwing); Alicia Silverstone realmente no hace gran cosa como Batgirl; y Uma Thurman sobreactúa todo el rato en su papel de Hiedra Venenosa. Además, Hiedra es uno de los personajes más sensuales que hay en todo el universo DC, ¿a quién se le ocurrió que Uma Thurman podía estar siquiera cerca de cumplir tales expectativas? Bueno, yo sé a quién, pero lo comentaré más tarde.
La ambientación, que en la anterior película intentaba similar el estilo exagerado y bizarro de Burton pero con más colorido, en esta se hace por completo aberrante, además de que los escenarios parecen sacados de alguna película de serie-B. Y, bajo riesgo de sonar homófobo, tengo que hablar de la "ambientación homosexual" de la película. Ya en la anterior se podía notar que la tendencia sexual del director no pasaba desapercibida ni en los planos ni en las ambientaciones, pero en esta se termina de pasar, sobre todo cuando, como dije antes, cogen al personaje femenino más sensual de DC y le dan un aspecto que bien podría ser un drag queen. Porque eso es lo que me parece la Hiedra Venenosa de esta película.
También podemos hablar de Bane (traducido en el doblaje español como "Perdición"), un personaje tan importante y tan temido de los cómics del murciélago, de repente transformado en un fantoche que sigue a Hiedra a todos lados y que no es capaz de articular dos palabras seguidas. Por favor, ¿en serio?
En conclusión, una de las mayores bazofias hechas sobre algún superhéroe, una película que debería haber sido seria y sin embargo, apesta a parodia, y que por los comentarios que Schumacher ha ido soltando es posible que esa fuera su intención. Y la pregunta es: ¿por qué? ¿Qué te hemos hecho para que nos hagas esto?

No hay comentarios: