sábado, mayo 12, 2012

Un Cubo en Alemania, Parte V


¡Hola otra semana más! Aquí seguimos, dándolo todo en Berlín como todas estas semanas atrás. Esta semana ha sido curiosa, aunque no he hecho demasiadas cosas, pero las pocas que he hecho, han sido interesantes.
Por supuesto, llevo toda la semana trabajando como siempre, avanzando en mi proyecto y empezando a relacionarme mínimamente con mis compañeros (antes pasaban un poco de mí, ahora ya me hacen caso). Pero, al mismo tiempo, he continuado la búsqueda de empleo siguiendo algunos consejos de Inés (la profesora que nos ayuda en nuestra estancia aquí), que me recomendó ir a una agencia de empleo, la cual me ha redirigido a otra oficina, al mismo tiempo que he entrado en alguna página que me ha recomendado tanto ella como Rayco. A ver qué sale de aquí.
Por otro lado, también he tenido la odisea de tener que pagar la mensualidad en el piso, y he comprobado que, sea Alemania, España o Luxemburgo, los bancos dan problemas en todos lados. Pero bueno, aparentemente, la cosa está bastante arreglada.
En cuanto a ocio, este jueves descubrí el Duncker, un bar bastante entretenido en el que suelen hacer fiestas temáticas y en el cual, todos los jueves, hacen conciertos gratuitos, así que este jueves he podido disfrutar de la entretenida actuación de Grand Cafe, un grupo noruego de rock setenteros. Recomendado.
Finalmente, hablemos de turismo, tal vez lo más interesante esta semana, ya que hoy acabo de llegar de un lugar del que todos hemos oído hablar, pero que nos gustaría no haber oído nunca: un campo de concentración, en concreto el de Sachsenhausen. La verdad es que da bastante mal rollo, como pueden imaginarse, sobre todo ir viendo los distintos lugares e ir planteándose lo que estaba ocurriendo ahí hace menos de un siglo, o leer los comentarios de la gente que lo vivió, tanto de aquellos que estuvieron dentro como los que los liberaron y vieron cómo estaba el panorama. Pero es que la mayoría de los sitios interesantes en este país tienen el problema de ser bastante perturbadores, y sobre todo en esta ciudad donde hasta hace un par de décadas se cometían atrocidades.
En fin, eso es todo por esta semana, la semana que viene, más y mejor. Espero que se les esté haciendo interesante leerlo, aunque lo más interesante es que vengáis y lo veáis por vosotros mismos, así que, ¿qué esperáis?

No hay comentarios: