sábado, mayo 05, 2012

Un Cubo en Alemania Semana IV

Cuarto post de mis aventuras en este país característico por la cerveza y la salchicha. Esta semana ha tenido bastante poco que contar, pero aún así, siempre hay cosas, así que ahí vamos.
La semana pasada, tras publicar el post, como suelo hacer todos los findes, salí un rato de fiesta, en este caso al local conocido como la Matrx, donde la anterior semana habíamos tenido algún problema intentando entrar (nada grave, problemas de gente que se deja el DNI en casa), así que hasta esta semana no habíamos podido entrar en dicho local que, por lo visto, es bastante popular. Y, de hecho, comprendí por qué, ya que tiene tres ambientes distintos, destacando uno en el que los temas pasan del rock de AC/DC o Bon Jovi a temas de Aqua o las Spice Girls o incluso algunas canciones en español como King Africa, Ricky Martin o la internacionalísima "Macarena".
Esta semana la verdad es que los días laborales casi no los he aprovechado para salir por ahí, sino que he estado intentando estar en la residencia, haciendo coladas y similares, además de descansar un poco, que nunca viene mal. Sin embargo, el martes, que, como supongo que todos sabremos, se celebraba el Día Internacional del Trabajador, aproveché para ir al Sony Center de Postdamer Platz, un impresionante centro comercial y de ocio, en cuyo cine pude ver la recién estrenada película de The Avengers, cuya crítica publicaré aquí seguramente en las próximas semanas. Además, en lo que esperaba a que empezara la película, encontré un concierto gratuito frente a la Puerta de Brandenburgo de un grupo llamado Maila que, la verdad, sonaba bastante bien. Lástima que tuviera que dejar el concierto a medias para no perderme la película, por la que ya había pagado y aquí el cine no es barato precisamente para permitirme pasar.
Como otra experiencia destacable de la semana está el hecho de que, este viernes, por fin, como prometí que haría, empecé en mi búsqueda de empleo, teniendo un primer contacto un poco descorazonador, pero no me desanimo, sé que, antes de que acabe mayo, tendré un contrato de trabajo en esta ciudad con mi nombre en él, ¡denlo por hecho!

No hay comentarios: