sábado, mayo 19, 2012

Un Cubo en Alemania, Semana VI

6 6 6, the number of the beast!
Esto... que ya he emocionado. Eso, que ya es la sexta semana que escribo desde este país, aunque me cuesta creer que lleve tan poco tiempo aquí. Aunque al mismo tiempo parece que hace nada que les escribía desde Las Palmas. Sensaciones extrañas que tiene uno en estas situaciones.
¡Bueno! En esta semana he de reconocer que he trabajado bien poco. En parte debido a que el proyecto está casi terminado y la mayoría se basa en pruebas, en hacer pequeñas modificaciones y arreglos y en escaquearme un poco por la vagancia que da hacer esos últimos arreglos. Además de que, como lo termine, me mandarán hacer otra cosa, que todavía me quedan tres semanas más de trabajo, y el próximo proyecto seguro que no me da tiempo de terminarlo en lo que esté aquí.
Sin embargo, hay otros motivos por los que he trabajado poco esta semana. Uno de ellos es que el lunes, la escuela que nos aloja aquí, la OSZ IMT, nos convocaron para conocer por fin sus instalaciones, de modo que todos salimos antes del trabajo con dicho propósito. El otro es que este jueves fue el día de la Ascención del Señor, y, curiosamente, aquí en España ese día es festivo.
De este modo, el miércoles noche pude por fin acercarme a conocer el Halford, un local de metal bastante popular en esta ciudad que todavía no había sido capaz de encontrar, y que curiosamente no está muy lejos del Rock und Wikinger Bar, el sitio donde vengo parando desde que llegué. La verdad, poca diferencia entre ambos locales, aunque está bien siempre tener alternativas, y si están cerca entre ellas, mejor que mejor.
Y, finalmente, de turismo, además de algún paseo aleatorio que me he dado esta semana, hoy he visitado el Museo de Historia Natural de Berlín (Museum für Naturkunde), donde he podido ver montados esqueletos de animales tan extraordinarios como fueron el alosaurio, el diplodocus o (impresionante) el braquiosaurio.
Y nada, esta noche espero encontrar algún karaoke por la ciudad, porque hecho de menos berrear un poco, a ver qué ocurre. ¡Ya les contaré!

No hay comentarios: