sábado, junio 23, 2012

Guiándoles en... Berlín

En la Puerta de Brandenburgo
Como ya muchos sabréis, los dos últimos meses he estado residiendo en Berlín, capital de Alemania, mientras hacia unas prácticas de empresa como final del ciclo formativo que estaba realizando (Desarrollo de Aplicaciones Informáticas). Como durante estos dos meses, por limitaciones del portátil (bastante viejo) que me llevé para allí, no pude mostrar fotos, he decidido hoy hacer una guía-resumen de lo que ví allí para, también de paso, dar pistas a los que decidan ir a visitar la ciudad conocida por el muro que la dividió.
  • Recién llegados: el transporte
El edifico del Reichstag
Acabais de llegar a Berlín, ¿qué hacer? Hayáis llegado como hayáis llegado (por avión a alguno de los aeropuertos de la ciudad, o por tren o bus a cualquiera de las estaciones), todo está muy bien comunicado por tren, metro o bus. Ahora bien, antes de montaros en cualquier transporte, deberéis buscar una máquina de billetes, las cuales se pueden poner en español, para comprar el vuestro. Tenéis diversas opciones para comprar billetes que durarán desde dos horas hasta un mes, pasando por uno, dos o siete días (y seguramente alguna otra opción más). Señalar el hecho de que todos los transportes de la empresa BVG, lo cual significa todos los transportes públicos que funcionen dentro de Berlín (metros, buses, tranvías y trenes no interregionales), funcionan con los mismos billetes.
El Monumento al Holocausto
También es importante tener en cuenta para comprar vuestro billete que Berlín está dividido en tres zonas, clasificadas como A, B y C, en forma de "círculos concéntricos". El centro de Berlín es la zona A, lo rodea la zona B como un anillo intermedio y finalmente, las afueras de la ciudad conforman la zona C. Probablemente a lo largo de vuestra estancia sólo necesitéis billetes de las zonas A y B (a menos que hayáis llegado al aeropuerto de Brandenburgo, que a día de hoy aún no está abierto pero que debería estarlo en menos de un año, y que se encuentra en zona C). De hecho, salvo para visitas puntuales como el campo de concentración de Sachsenhausen o Potsdam, no necesitaréis billete de zona C para nada, de modo que recomendaría comprar billetes únicamente de zonas A y B. Pero, como les digo, todo dependerá de cómo queráis montaros el viaje (a lo mejor habéis ido exclusivamente a ver el campo de concentración, vete tú a saber).
La Topografía del Terror
Existen también algunos descuentos para los menores de 14 años y, en caso de que hayáis ido a estudiar a Berlín, cuando tengáis un carnet que os acredite como estudiantes de una institución berlinense podréis ir a una de las tiendas de la BVG para pediros un carnet de estudiante, con lo cual el billete mensual os saldrá muy (mucho) económico (bajando de los 70 a los 27 €), con lo que os recomiendo estar pendientes a esta opción.
Finalmente, la mayoría de los billetes deben de ser picados en algunas máquinas que encontraréis en las estaciones de metro o en el interior de algunos buses, así que no os depistéis y hacedlo si la máquina de compra de billetes así os lo indica (si la habéis puesto en español os dirá algo así como "Deprecie el ticket antes de iniciar el viaje"). La multa por no tener billete o por llevar el billete sin picar es de 40 €, y los revisores no son raros de ver, así que no recomiendo intentar colarse.
  • ¿Qué ver?
Checkpoint Charlie
Bien, ya hemos podido llegar a la ciudad, probablemente antes de nada queráis pasar por vuestro hotel o donde sea que os vayáis a quedar a lo largo de vuestra estancia, pero que probablemente sea en zona A o B. Después, supongo que querrán ir a hacer algo de turismo. Berlín es una ciudad enorme y en cada esquina se esconde una historia, por lo que simplemente con salir a vagar desde donde sea que estéis alojados probablemente encontréis un montón de cosas interesantes, pero supongo que les parecerá más interesante ir un poco "a tiro hecho" y visitar aquellos lugares que puedan ser más interesantes. Por ello, a continuación les voy a dejar una lista de lugares interesantes en Berlín, ordenados en el orden en que yo creo que deberían darle "prioridad de visita". Pero como ustedes lo vean. Allá va:
  • Mitte: En alemán, "Mitte" significa "medio" o "centro", así que el distrito de Mitte, uno de los 12 que forman la ciudad, es, evidentemente, el central, y por lo tanto, el que más cosas interesantes tendrán por ver. Por supuesto, decirles que visiten "Mitte" es muy vago, pero es un punto de partida interesante para lo que puede ser todo un día de paseo. Ahora unas cuantas pistas de cosas interesantes por Mitte:
      Hombres Molécula en el Spree
    • Brandenburg Tor: Asumidlo: si no habéis visitado la Puerta de Brandenburgo, no habéis estado en Berlín, tan simple como eso. Incluso los cristales de los metros están decorados con la imagen de este monumento, y es que casi que es el centro absoluto de la ciudad y que ha visto casi todos los acontecimientos importantes de la ciudad. Además, al cruzar la puerta (en dirección "de entrada", o sea, viendo a la Cuádriga de frente) accederéis al parque de Tiergarten, un precioso parque con unos cuantos monumentos que merecen la pena ver, como la Columna de la Victoria (Siegessäule) o el Monumento Soviético de Tiergarten.
    • Reichstag: En los alrededores de Tiergarten podréis encontrar el actual Parlamento alemán (Bundestag) en el edificio del Reichstag, característico por su cúpula de cristal, un clásico del skyline de Berlín.
    • Monumento al Holocausto: Una interesante plaza llena de bloques que, en su exterior, parecen estar todos a más o menos la misma altura, pero una vez nos adentramos en ella, vemos cómo el suelo cada vez va descendiendo más a medida que nos aproximamos al centro de la plaza, con lo que pronto los bloques, que en su exterior nos llegarían a la rodilla, ahora nos sacan un metro de altura. Esta simple pero impresionante construcción intenta recrear la ansiedad que los judíos sentían durante la época más oscura de Alemania.
    • Checkpoint Charlie: El muro de Berlín que dividía toda la ciudad tenía en realidad pequeños pasajes, todos controlados por un punto de control (o checkpoint). El Checkpoint Charlie, uno de los que unían la zona soviética con la americana, todavía sigue en pie y con un par de actores disfrazados de los soldados de ambas naciones para hacerse fotos con los turistas por 2 € (personalmente, me parece una estafa).
    • Topographie des Terrors: El siglo XX no fue un siglo agradable para Berlín, de modo que "Topografía del Terror" es un nombre que viene al pelo al repaso que, en los cimientos de un fragmento aún en pie del famoso Muro de Berlín, se le da a la historia de la ciudad. Muy interesante y encima escrito en inglés (además de alemán y, si no recuerdo mal, ruso), aunque probablemente necesitaréis todo un día si queréis leerlo todo.
    • Sony Center: Si ya estáis un poco abrumados por la clase de lugares que acabo de ir mencionando, el Sony Center de Potsdamer Platz es una buena opción para relajarse. Construído en la localización del antiguo "Grand Hotel Esplanade" y característico por la cantidad de eventos internacionales que se llevan a cabo en él, el "Sony Center" es uno de los centros de ocio más importantes de Berlín. Además, en su "CineStar Event" podréis disfrutar de los últimos estrenos en versión original, así que aunque no sepáis alemán, no tenéis excusa para perderos las películas que queráis ver. Como anotación, la descarga ilegal en Alemania se penaliza con multas de 1000 €, así que ir al cine no es tan mala idea...
    • Alexanderplatz: A lo largo de todo el día paseando por Mitte os fijaréis en una enorme torre de la radio que podréis ver casi desde cualquier punto (de hecho, desde la mayoría de Berlín se puede ver dicha torre). Dicha torre es la Fernsehturm (Torre de la Televisión), la estructura más alta de toda Alemania con 368 metros, aunque sólo se puede subir, como máximo, hasta los 207. Aunque tengáis vértigo (como yo), recomiendo subir: son sólo 11 € y desde arriba tendréis una vista de toda la ciudad.

East Side Gallery
  • East Side Gallery: Ya alejándonos de Mitte, si nos bajamos en la estación Ostbahnhof podremos encontrarnos una larga sección del muro aún en pie y toda graffiteada. La mayoría de los graffitis tienen unas simbologías bastante interesantes, así que recomiendo no dejar de visitarlo. Además, al finalizar el muro hay un puente en cuyo intermedio, si vais de noche, podréis ver unos simpáticos leds que van jugando al "piedra, papel, tijeras" representando los dos lados del muro.
  • Treptower Park: Si seguís el río una vez terminéis el East Side Gallery podréis encontraros a los "Hombres Molécula", una enorme estatua que se ha construído en distintas partes del muro, una de ellas, evidentemente, Berlín. Eso será indicación de que estamos cerca de Treptower Park, un enorme y precioso parque dentro del cual podréis encontrar otro Monumento Soviético, el más grande de todos los que hay en Berlín.
  • Campo de Concentración de Sachsenhausen: Situado en el norte de Berlín, para visitar este terrible lugar deberéis comprar un billete de zona C, aunque se compensa con que la entrada es completamente gratuita, e incluso hay tours en español gratuitos. Probablemente vuestra visita dure entre 5 ó 6 horas (o incluso más si os lo tomáis con paciencia) así que si queréis visitar este lugar reservad todo un día para él. Eso sí, preparaos para descubrir lo horrible que puede llegar a ser la humanidad.
  • Museo de Historia Natural / Großplanetarium / Tierpark / ...: Si os gusta la ciencia y/o la naturaleza, en Berlín tenéis una gran oferta de lugares a los que asistir. En primer lugar, Berlín tiene dos grandes zoológicos (Tierpark y Zoologischen Garten) además de poder disfrutar de animales tanto actuales como extintos en el museo de historia natural (Museum für Naturkunde). Además, si os gusta la astronomía, podréis visitar el Großplanetarium aunque, desgraciadamente, todas las funciones son en alemán.
  • Museuminsel: Aunque no visité ninguno de estos museos por falta de tiempo, además de que las entradas son algo caras (rondando los 15 € con descuento de estudiante), la "Isla de los Museos" (Museuminsel) se caracteriza por... precisamente eso... ser una isla en medio del Spree en la cual hay varios museos. Destacar la puerta de Ishtar en el Museo de Pérgamo, que se han traído piedra por piedra desde Babilonia.
  • Potsdam: Finalmente, si tenéis uno o varios días sobrantes, la ciudad vecina de Potsdam (a la cual podéis acceder con un billete de zona C, el cual también os servirá para el transporte de allí) es una opción interesante, aunque para hablar de Potsdam necesitaría todo un artículo entero propio.

Entrada al Campo de Concentración de Sachsenhausen
Berlín tiene muchos más sitios interesantes, como es evidente, pero esos son los lugares que más interesantes me parecieron, y que en una estancia corta en Berlín, probablemente no podáis ver mucho más que eso.
  • ¿Qué comer?
Alemania no se caracteriza por su comida, y de hecho salvo las Currywurst (salchichas con curry), no conocí ninguna otra comida típica. Eso sí, no sólo podréis disfrutar de todo tipo de restaurantes de todas las nacionalidades, sino que también encontraréis restaurantes de comida rápida en cada esquina. Eso sí, no podéis iros sin probar una de las Currywurst que venden los vendedores ambulantes o ir a un kebab, ya que Berlín está plagado de ellos. Si tenéis posibilidad de cocinar o, al menos, tenéis un horno, supermercados como el Lidl o el Aldi se pueden encontrar en casi todos los puntos de la ciudad, son baratísimos y se especializan en precocinados, así que no tenéis excusa para no comer.
Yo junto a un braquiosaurio en el Museo
de Historia Natural
Por otro lado, lo típico de Alemania es la cerveza, y os chocará por el contraste con España, pero allí es perfectamente normal ver a gente con una cerveza en la mano por la calle o en los transportes públicos (menos en los buses, ahí está prohibido) a cualquier hora del día. Tenéis una gran variedad de cervezas para escoger, por lo general barata y muy buena, y recordad que al entregar el envase de casi cualquier bebida te devuelven parte del precio, así que, ¡a reciclar se ha dicho!
  • ¿Por dónde salir?
Como capital que es, Berlín consta con una gran cantidad de lugares interesantes donde salir de fiesta, y se mueven muchos tipos de ambiente. Los locales suelen abrir temprano por la tarde (el que más tarde abre a las 10 de la noche) y suelen tener el concepto de Open End, con lo cual normalmente mientras haya ambiente la fiesta continúa. Eso sí, las entradas de la mayoría de los locales tienen una pinta un tanto extraña, pero recomiendo que no les eche para atrás, ya que no suele haber problemas (en general, la ciudad es muy tranquila).
Locales interesantes a los que fuí incluyen:
Frente al Palacio de Sanssouci en Potsdam
  • K17: Si os gusta la música metal, gótica o alternativa en general, y preferís estar bailando las canciones a estar sentados en una mesa chupando birra, este es vuestro club. El K17 es un complejo de discotecas con cinco salas (una para conciertos) y dos jardines situado en el distrito de Friedrichshain. Para llegar a él sólo tendréis que llegar a la estación de S-Bahn de Frankfurter Allee y, desde su entrada, caminar por la calle que hay recto hasta que encontréis la calle Pettenkoferstraße. A partir de ahí, girais a la derecha entrando en esa calle y subiréis una cuesta durante unos 5-10 minutos hasta que encontréis un enorme edificio que dirá "K17 - Der Club". Entrad en el callejón que veréis a dicha altura (es el número 17 de la calle, de ahí el nombre del local) y acabaréis encontrando al portero que, tras el registro de rigor, os dejará entrar. Como anotación, las discotecas están a mano derecha, a la izquierda es la sala de conciertos, para ahorraros el intentar entrar en el lugar equivocado (como me pasó a mí). La entrada es gratuita antes de las 11, luego pasa a ser de 6 €.
  • Matrix: Bajo la estación del U-Bahn de Warschauer Straße encontraréis un local típico de Berlín, ya que es muy normal en esa ciudad convertir antiguos túneles debajo de los puentes de las vías del tren en discotecas. En este caso, se trata de la Matrix, una discoteca con tres ambientes, dos de ellos más electrónicos y uno de ellos completamente aleatorio donde podréis escuchar desde Aqua a Bon Jovi pasando por King Africa o Britney Spears... Antes de las 12, la entrada es gratuita, luego son 6 € también en este caso.
  • Green Mango Karaokebar: Si os gusta cantar en público, el Green Mango es una opción bastante interesante. Los djs son de lo más amables y te hacen sentir bastante "en casa", y tienen una gran variedad de canciones en muchos idiomas (entre ellos, español). para llegar al local deberéis encontrar la estación Bülowstraße y buscar el número 56. Tendréis que entrar en un aparcamiento y dentro de él habrá un edificio donde encontraréis un gimnasio y este bar. Una vez más, un exterior bastante extraño pero que no tiene nada que ver con el interior. Entre semana, la entrada es gratuita, los findes cuesta 4 €.
  • Rock und Wikingerbar / Halford: Dos locales de música metal en la zona de Samariterstraße, el primero en Dolziger Straße 24 y el segundo en Dircksen Straße 99. Son el contrario del K17, son bares para sentarse a hablar o ponerse a jugar al billar, y donde la música no suele estar muy alta. Pero para salir a tomarse algo tranquilo, está genial, sobre todo porque la entrada siempre es gratuita.
El Monumento Soviético de Treptower Park
Y eso es un poco mi guía de Berlín. Hay mil cosas que podrían añadirse, esto no plantea ser una guía de viaje completa, todo lo contrario, son mis recomendaciones de a dónde asistir, ya que en muchas ocasiones las guías de viaje dan mucha información, pero no dan consejos de qué visitar primero o a qué darle prioridad. Espero que les sea útil.
La Torre de la Televisión de Berlín

No hay comentarios: