viernes, junio 08, 2012

(Reseña de cine) Batman Begins

Tras la mala crítica recibida por la cuarta película del Hobre Murciélago, el reboot de la franquicia era algo necesario, aunque durante años todo intento de llevarlo a cabo se quedaba en intenciones, hasta que en 2005 por fin, dirigida pro Christopher Nolan y protagonizada por Christian Bale, se estrenó Batman Begins ("Batman comienza").
La película nos muestra como, después del asesinato de sus padres por un ratero, el huérfano millonario Bruce Wayne se ha convertido en una persona muy oscura pero al mismo tiempo muy ingénua, por lo que decide abandonarlo todo e irse a conocer los rincones más oscuros del mundo, llegando a entrenar con la Liga de las Sombras dirigida por Ra's al Ghul bajo la tutela de Henri Ducard. Aunque el final del entrenamiento no acaba como estaba previsto, Bruce acaba por volver a Gotham, donde adopta la identidad del justiciero enmascarado Batman, intentando atrapar al mafioso Carmine Falcone, sin imaginar que Gotham corre un peligro aún mayor por culpa de un viejo conocido.
Poca gente creía que alguien pudiera superar las películas que Tim Burton hizo sobre el Cruzado de la Capa (aunque a mí, personalmente, no me gustan mucho), pero nadie negará que Christopher Nolan lo logró. Batman Begins se aleja por completo del tipo de películas que Burton y Schumacher hicieron para mostrarnos una ambientación mucho más sobria y realista (dentro de lo que cabe, sigue siendo una película de superhéroes). Al comienzo el ritmo de la película es bastante extraño, bastante lento en general pero con algunas escenas cortas que se atropellan bastante entre ellas, además de ser bastante confusas al mezclar presente y pasado. Por suerte, tras la primera media hora la cosa se arregla, desde que la continuidad empieza a ir en un sólo sentido, favoreciendo al ritmo.
La historia es bastante buena aunque, acostubrados al estilo de la anterior versión, echamos de menos un poco de desarrollo de los villanos, ya que a pesar de que tenemos cuatro (aunque la participación de Zsasz se reduce a un par de cameos), ninguno se mantiene durante toda la película, y sólo Ra's al Ghul tiene un desarrollo regularmente interesante. Por contra, el desarrollo del protagonista es mucho mejor del ofrecido por cualquiera de los directores anteriores, aunque su carácter está muy suavizado en comparación al personaje del cómic. Y, globalmente, la manera de conectar a los distintos personajes es magnífica.
Todos los actores hacen un papel fabuloso, algo de lo que tiene bastante culpa Nolan, quien se niega a trabajar con actores mediocres. De hecho, intento destacar alguno, pero es que soy completamente incapaz de seleccionar, ya que ninguno es malo. Sólo comentar el hecho de que Gary Oldman ha tenido mcha más suerte que Pat Hingle al interpretar a un Gordon mucho más importante que en las anteriores películas.
La película, además, es una delicia para los aficionados del cómic, quienes no podrán evitar reconocer elementos sacados de cómics tan populares como Batman: Year OneBatman: The Long Halloween. Y eso sin abusar ni buscar únicamente la simpatía del espectador, sino bien integrado en la historia.
En definitiva, hasta el momento la mejor película de Batman que he reseñado, aunque la semana que viene reseñaré su secuela, con lo que imaginaréis que esta afirmación dejará de ser cierta.

No hay comentarios: