sábado, julio 14, 2012

(Reseña de serie) Friends, 3ª temporada

Lamento que ayer haya salido publicada durante unos segundos la reseña de la 4ª temporada, fue un error, esa reseña saldrá la semana que viene.

Siguiendo con la reseña de esta popular serie, llegamos a la tercera temporada, la cual, como toda la serie, mantiene a todo el mismo reparto a los que va añadiendo nuevas situaciones, cada vez más aprovechando el hecho de ya conocer bien a todos los personajes para ir dándoles tramas a cada uno.
La temporada comienza tomando dos temas de la finale de la anterior: la ruptura de Monica y Richard y el reencuentro de Chandler y Janice. La primera no lleva para nada bien la situación, mientras los segundos, ya que Janice se está divorciando con su marido, están bastante contentos. Por otro lado, Rachel deja el trabajo en el café para definitivamente buscar algo relacionado con la moda, aunque las condiciones en que lo encuentra no agradan a Ross, quien se pasa el día celoso de un compañero de su novia. Mientras tanto, Phoebe sigue en la búsqueda de su familia al conocer a su hermanastro Frank Jr., Joey empieza a trabajar en una obra de teatro en la que se enamora de una compañera y Monica conoce a un millonario que intenta enamorarla.
Al igual que ocurrió con la segunda temporada, esta temporada cada vez mejora más gracias a, como decía antes (y en posts anteriores), el hecho de que ya conozcamos los carácteres e intereses de los personajes. Y el hecho de que durante los primeros episodios de la temporada no tengamos tanto Ross y Rachel como en las primeras temporadas es de agradecer, dejando más espacio para otros personajes, aunque no tardan en volver a tomar protagonismo, ofreciendo uno de los episodios más significativos de toda la serie ("El de la mañana siguiente", continuación de "El de cuando Ross y Rachel se toman un descanso", frase que nos acompañará hasta el final de la serie). Pero lo más importante es que a lo largo de esta temporada los personajes parecen evolucionar mucho más que en las anteriores. Y la finale, aunque no gran cosa, tiene un momento final muy estelar en el que nos dejan con la intriga de la decisión de Ross (de hecho, desde que termine de escribir esto iré a ver el siguiente episodio porque no recuerdo lo que pasaba).
Supongo que no hace falta que hable más de actuaciones, aunque creo que merece destacar la anécdota del episodio "El del campeón de lucha definitivo", donde Billy Crystal y Robbin Williams hacen un cameo sólo por el hecho de que estaban por la zona cuando se estaba rodando el episodio, y les ofrecieron grabar una pequeña escena, la cual ni siquiera estaba en el guión original (de hecho, podemos ver el episodio sin dicha escena y no pasaría nada). También destacar cómo Gunther, el encargado del Central Perk, empieza a recibir protagonismo en esta temporada, o se unen otros dos "personajes" al reparto habitual: el pollo y el pato que Joey y Chandler adoptan.
Una temporada importantísima y decisiva en la serie, sin duda ninguna. Me cuesta imaginar cómo aguantaron durante siete temporadas más (como dije en el primer post, he visto los episodios muy salteados y es la primera vez que la estoy viendo en orden).

No hay comentarios: