jueves, julio 19, 2012

(Reseña de serie) Friends, 4ª temporada

Cuarta temporada de Friends y la cada vez mayor popularidad de la serie indicaba que no acabaría pronto. Una vez más repitiendo reparto y cada vez con más presupuesto, incluso para contratar actores extranjeros e incluso filmar en el extranjero.
Aunque Ross y Rachel vuelven a estar juntos al comienzo de temporada, la pretensión de Rachel de que Ross asuma toda la culpa de su ruptura les lleva a romper una vez más, por lo que ambos acaban encontrando un nuevo interés romántico, Ross en Emily y Rachel en Joshua, aunque esta última nunca llega realmente a olvidar a su ex. Por su lado, Monica y Phoebe intentan montar una empresa de catering hasta que a Monica le ofrecen un trabajo en un restaurante al que reseñó con muy mala puntuación, y Joey empieza a salir con una chica de la que Chandler se enamora. Además, el hermanastro de Phoebe, que no puede tener hijos con su mujer y necesitan a alguien que les preste su útero, pide a Phoebe que sea la "madre de alquiler".
A partir de este punto, la serie comienza a volverse algo repetitiva respecto a la relación de Ross y Rachel. El hecho de que los dos parezcan sentir algo por el otro pero no terminen de reconocerlo nos hace sentirnos como en las primeras temporadas, y el hecho de que hayan "cortado" tres veces en sólo dos temporadas (aunque por volumen de episodios, es en menos de una temporada) aburre bastante. Por suerte, las otras tramas de la serie ayudan a tapar dicha falta de originalidad. Además, la finale de esta temporada es tan o tal vez más espectacular que la primera, no sólo por su cliffhanger, sino por el presupuesto dejado al buscar a algunas estrellas británicas ya que el doble episodio se desarrolla en Londres. Destacar sobre todo la actuación de Hugh Laurie en el último episodio como compañero de viaje de Rachel, en un papel que parece predecir su futura serie estrella, House M.D.
Una serie magnífica aunque a esta altura se puede intuir el "salto al tiburón" que todas las series, al alargarse mucho, acaban teniendo. Sin embargo, eso no quita que cada episodio siga siendo divertidísimo.

No hay comentarios: