miércoles, agosto 22, 2012

(Reseña de cine) Alien: Resurrección

Tras las tres exitosas entregas de la saga Alien, el director francés Jean-Pierre Jeunet se encargó de llevar la que, hasta ahora, ha sido la última película cronológicamente hablando de la saga en 1997, llamada originalmente Alien: Resurrection.
Doscientos años tras los acontecimientos de la anterior película, Ellen Ripley es clonada por un grupo de científicos militares que le extraen a la reina alien para usar a los zánganos que creará como armas una vez los hayan amaestrado. Pero para que la reina se reproduzca necesitan unos huéspedes, por lo que contratan a la tripulación de la nave Betty, un grupo de mercenarios, para que secuestren gente y se los entregue. Sin embargo, como era de esperar, los aliens, una vez crecidos, se escapan, creando el caos en la nave y provocando que todos los tripulantes actuales de la nave tengan que aliarse para intentar salvarse.
Sólo hay dos palabras para esta película: Joss Whedon. El director famoso por Buffy Cazavampiros fue el encargado de guionizar esta película. Y, como ya he dejado bastante claro en el año y pico de blog que llevamos, no me gusta su trabajo, opinión que esta película no cambia. Desde el propio argumento inicial de la película es malo, lo cual no va mejorando a lo largo de la película. Y, si ya de por sí la tremenda modificación del personaje de Ripley, la cual durante toda la película no se sabe realmente de qué lado está, es bastante patético y sacado de la manga, no ayuda nada la criatura final que se inventan. Un desastre.
Las actuaciones no están mal, si aceptamos el guión. Sigourney Weaver sigue en la línea que lleva desde Aliens, aunque, como digo, la modificación del carácter de su personaje no hace nada bien. Por su lado, Winona Ryder se luce en su papel, siendo probablemente la más destacable de los actores de la película.
Los efectos especiales son, probablemente, el punto más fuerte de la película. Hasta el momento los aliens de esta película son los más espectaculares que han aparecido, teniendo un nivel de realismo bastante grande, salvo por el monstruo final, que no sé si el problema son los efectos especiales o el propio diseño del bicho, pero no convence para nada.
En conclusión, una secuela completamente innecesaria que deberían haber evitado, ya que, como ya mencioné con la anterior película, el final de la tercera entrega había marcado un final bastante bueno para la saga, y esta película no ha hecho más que estropearlo.

No hay comentarios: