sábado, agosto 04, 2012

(Reseña de juego) Batman: Arkham City

Después del éxito que supuso en 2009 el videojuego Batman: Arkham Asylum, la compañía Rocksteady Studios decidió sacar una secuela de dicho juego, una vez más para PC, PlayStation 3, Xbox 360 y Mac OS X.
Un año tras los acontecimientos de la anterior entrega, el alcaide Sharp ha ganado las elecciones a alcalde de Gotham y, influenciado por Hugo Strange, ha convertido una sección de la ciudad en la nueva prisión, ya que tanto el manicomio Arkham como la prisión de Blackgate fueron destruidos en el anterior juego. Sin embargo, dentro de las murallas de "Arkham City", el nombre de esta nueva prisión, los presos y locos tienen muy poco control, además de que todo aquel que se oponga a las ideas de Sharp o Strange son encerrados aquí, lo que lleva a Bruce Wayne a convertirse en uno de los presos. Por supuesto, todo esto ha sido una estratagema del propio Wayne para poder descubrir qué es lo que está ocurriendo en Arkham City.
Este juego propone una historia mucho más original que la del anterior, ya que, a pesar de que siempre es un concepto curioso, el hecho de que el Joker se haga con el control de Arkham no es una historia especialmente original, sino que la hemos visto en más de una ocasión en distintos cómics y adaptaciones. Sin embargo, en esta entrega nos muestra una situación bastante más drástica al convertir una sección de Gotham (curiosamente, la más conocida por los fans del cómic, encontrándonos lugares como la Milla de la Diversión o Park Row) en una prisión, lo cual, además, nos permite meternos mejor en la piel del personaje (algo muy bien logrado desde la primera parte) al poder viajar por toda la ciudad y enfrentarnos a criminales aleatorios. Y el hecho de que no todos los presos sean auténticos criminales termina de crear esa atmósfera en la que, aunque de un modo un poco exagerado, estamos simplemente patrullando una noche cualquiera por Gotham.
A ésto nos ayuda más el hecho de que, además de la trama principal, a lo largo de Arkham City se nos van proponiendo distintas misiones alternativas cuando vamos viendo cómo el Enigma o Zsasz están también montando follones a su manera sin involucrarse para nada en la trama principal de la historia (que ya de por sí acaba involucrando a un interesante repertorio de villanos como el Joker, Dos Caras, el Pingüino o Mr. Frío). A esto le sumamos los aliados que nos ayudan a lo largo del juego, los contenidos descargables en los que se nos expande la historia para poder manejar a Catwoman o a Robin (ésta última no la he jugado todavía) o incluso las misiones extra en las que además de los ya mencionados tendremos a nuestra disposición a Nightwing y es probable que los fans del personaje echen de menos a pocos personajes (mientras que en la primera entrega sí que echamos de menos unos cuantos... ¡ni siquiera en el desafío de Enigma había referencia a Robin o Nightwing!).
El sistema de juego es una versión extendida de la del juego anterior. Casi todas las opciones que teníamos en el juego anterior regresan (algunas de ellas tardamos en conseguirla, pero rara es la que no aparece) y se suman nuevas opciones de movimiento (como el interrogar a los enemigos, lo cual ayuda a esa sensación de una noche más de Batman) y nuevos "batiartilugios" convirtiendo los combates en algo bastante más dinámico, ya que, mientras en la primera parte estaba bastante claro cuándo debíamos ir en "modo depredador" y cuándo debíamos simplemente luchar contra los enemigos, en este juego tenemos muchas opciones en que podremos elegir entre ambas opciones (sobre todo la inclusión de la bomba de humo ha ayudado para poder acabar con enemigos armados sin tener que esconderse demasiado).
Los demás personajes, al menos Catwoman que es a quién más he manejado, es un poco más compleja de manejar que el personaje que lleva su nombre en el título, también debido a su escasez de recursos, lo cual hace que las secciones del juego en que tenemos que controlarla se hagan bastante duras, aunque probablemente sea por la costumbre de manejar a Batman y la facilidad que da manejar a ese personaje. Sin embargo, también te mete bastante bien en la piel del personaje, además de que es un placer usarlo en combate debido a la velocidad que alcanza.
También mencionar los jefes que, al igual que en el primer juego, son una joya, mostrando con cada villano un combate que cuadra perfectamente con el estilo del personaje. Además, se han hecho mucho más dinámicas las luchas con los monstruos intoxicados con el TITÁN que, en la primera parte, eran demasiado repetitivas.
En el apartado gráfico no ha cambiado mucho, sino que por lo general es casi idéntico. El "modo detective" se ha empeorado para intentar hacerlo un tanto más difícil (en el primer juego era demasiado fácil usando este modo), pero por lo general no ha habido demasiado cambio.
Resumiendo, Rocksteady lo ha conseguido, haciendo una joya de juego consiguiendo superar la obra de arte que fue la primera parte. Sin duda, entre ésto y las películas de Nolan, Batman está de suerte últimamente.

No hay comentarios: