viernes, agosto 03, 2012

(Reseña de película) Alien, el octavo pasajero

Ya que hoy se ha estrenado en los cines españoles Prometheus, la precuela de la famosa saga iniciada en 1979 por Ridley Scott, me he propuesto verme la saga completa, ya que realmente sólo he visto la primera de las películas de la saga. De este modo, aquí les traigo la reseña de la primera de estas películas, conocida en su país de origen simplemente como Alien.
Los tripulantes de la nave mercantil Nostromo son despertados antes de tiempo por el ordenador central de la nave al haber recibido una señal de un planeta, por lo que, debido a las leyes de navegación deben acercarse por si es un pedido de socorro. Sin embargo, en el vacío planeta que encuentran una extraña criatura se adhiere a uno de los tripulantes del Nostromo, el cual se convertirá en la primera víctima de la tripulación a manos del monstruo al que acaban de subir a bordo.
Siempre reseñar películas míticas es un peligro, pero voy a atreverme a ello. La película, a pesar de que la mayoría de los detalles están muy bien cuidados y no sobran escenas, sí que tiene bastantes planos sobrantes, lo que la hace muy lenta. Toda la película se podría haber resumido perfectamente en poco más de una hora, pero hay muchos planos de más que hacen la película interminable, hasta el punto de que, hasta casi llegada la primera hora, la película no termina de arrancar, convirtiéndose en el punto más flojo de la película.
Por otro lado, la historia está muy bien llevada y los personajes, aunque al principio se hace un poco caótico al presentarnos a siete personajes de golpe, pronto descubrimos quién es cada uno, aunque hay que reconocer que hay alguno que otro muy poco identificable (Lambert y Kane son carne de alien por completo). La ambientación es muy buena aunque un poco más oscura de la cuenta, con lo que a veces las escenas son un poco difíciles de seguir, aunque ésto también es fruto de las limitaciones tecnológicas de la época.
Los actores no hacen gran cosa ninguno, aunque tampoco tienen demasiado sitio donde interpretar la mayoría del tiempo. De hecho, la escena mejor interpretada es la popular escena en la que el alien sale del estómago de Kane, pero claro, la mayoría de los actores no sabía lo que iba a ocurrir exactamente en esa escena, con lo que llamar a eso "interpretación" es exagerar un poco.
Para hablar de los efectos especiales tenemos que volver a ambientarnos: son los finales de los años 70, estaban muy limitados. Aún así, el trabajo está bastante bien hecho, sobre todo el alien, la parte más espectacular e innovadora de la película (otros elementos habían sido ya usados en películas como Star Wars), que, salvo algún momento en el que el actor que lo interpreta toma alguna postura "demasiado humana", por lo general parece muy real.
Respecto al terror que se supone que es esta película... siempre me ha parecido que una película en la que ocurre algo completamente anormal no puede ser considerado terror, ya que a menos que coja una nave espacial y me vaya a la deriva por la galaxia (algo que, mira tú, no suelo hacer), me cuesta meterme en la piel de los personajes de esta película y temer que me ocurra algo similar, así que no me parece terror. ¿Suspense? Sí. Pero no terror.
Por otro lado, la ciencia ficción presentada es bastante interesante, y mucho más desarrollada que en otras películas consideradas más "ciencia ficción" (Star Wars, ciencia ficción, ¿en serio?) que ésta. El ordenador de la nave, la legislación sobre lo que hacer ante determinados casos o el intentar analizar cómo funciona el alien como forma de vida son aspectos de agradecer.
En general, una película interesante, con un gran punto flojo pero que se compensa con la maestría del director de mantenernos pendientes de lo que ocurrirá a continuación. Seguiré viendo las películas de la saga y comentándolas.

No hay comentarios: