miércoles, agosto 08, 2012

(Reseña de película) Aliens, el regreso

Tras el éxito logrado por la película Alien de Ridley Scott en 1979, imperaba hacer una secuela, y así ocurrió. En 1986, siete años más tarde, se estrenaría Aliens, conocida en España como Aliens, el regreso (sí, en España siempre nos parecían sosos los nombres tan cortos de esta saga), esta vez dirigida por James Cameron y con Sigourney Weaver retomando su papel de Ellen Ripley.
Tras los acontecimientos de la anterior película, Ripley es rescatada y despertada de su hipersueño, sólo para descubrir que lleva casi sesenta años en hibernación. Ripley descubre que durante ese tiempo en el planeta LV-426, donde se había encontrado al alien en la anterior película, se ha instalado una colonia terraforme. Sin embargo, cuando se pierde el contacto con dicha colonia, un representante de su compañía, Carter Burke, le pide que le acompañe a él y a un equipo militar a descubrir lo que ha ocurrido, a cambio de devolverle su licencia de vuelo. Aunque al principio se niega, Ripley acaba aceptando, sólo para acabar encontrándose en una pesadilla aún mayor que la última que vivió.
Igual que la semana pasada, voy a mojarme con mi opinión sobre esta película, aunque haya quien me crucifique por ello. En primer lugar, el cambio de director es demasiado notable, de modo que el ambiente de la película cambia mucho. Frente a los personajes poco carismáticos y en su mayoría desapercibidos de la primera entrega, en esta película tenemos unos personajes con bastante más personalidad y a los que se explora bastante mejor, lo cual en parte ayuda a que temamos por la vida de alguno, o nos alegremos cuando algún otro muere cruelmente. A pesar de que, como digo, esta película nos hace involucrarnos bastante más con los personajes, es una pena que el director no haya podido recrear la experiencia de la anterior película, de modo que no parece que estemos viendo realmente una secuela de Alien.
Por otro lado, el ambiente claustrofóbico de la primera película se mantiene, si puede más acentuado al encontrarse en un lugar "dominado" por aliens (como sus nombres indican, en la anterior película sólo había uno, en esta hay cientos). Sin embargo, se siente como un engaño, ya que todos esos aliens que aparecen no son en su gran mayoría ni la mitad de lo peligrosos que era el que encontramos en la primera parte. Que ataquen de frente a armas de fuego (que los matan con relativa facilidad) o que no se den cuenta que al matar a la piloto de una nave ellos mismos morirán no cuadran con la criatura inteligente y casi invencible con la que se enfrentaron los tripulantes de la Nostromo.
Por otro lado, es una buena idea la de mostrarnos mejor cómo funciona la sociedad alien, mostrándonos que funciona como una colonia de abejas, con una reina y unos zánganos. Sin embargo, el hecho de que hayan estado comentando y suponiendo esa teoría en la película antes de descubrirlo, en mi opinión, lo estropea un poco.
Otra cosa que tengo que criticar es el climax final de la película. Por lo general, la película va bastante bien, al igual que su predecesora empieza un poco lento, pero va bastante bien, tiene buena historia, bastante sentido (salvo por el haber "suavizado" a los aliens), pero el momento en que Ripley usa el exoesqueleto de carga para luchar cuerpo con cuerpo con la reina alien empieza a ser absurdo... y no hablemos de cómo muestra su super-fuerza al aguantar agarrada a una escalera cuando la reina alien se agarra a su pie mientras es succionada por el vacío espacial. Que se quite la Mujer Maravilla, ¡aquí está Ripley!
Los efectos especiales, en su gran mayoría son igual de buenos que la primera, sobre todo los referentes a los aliens, que tal vez son incluso mejores, ya que en ningún momento nos damos cuenta de que son personas disfrazadas. Sin embargo, los exteriores son bastante peores, tomando un estilo Star Trek bastante malo (lo siendo, "trekkies", pero en Star Wars el espacio está mejor representado).
Las actuaciones siguen más o menos la misma línea de la primera parte: la mayoría de los actores no interpretan, salvo Sigourney Weaver, quien deja su cara de palo de la primera película para empezar a mostrarnos un personaje de verdad.
Otra película que, a pesar de estar bien, tiene algunos puntos flojos bastante notables, lo cual hace que la franquicia pierda algo de magia.

No hay comentarios: