jueves, agosto 09, 2012

(Reseña de series) Friends, 6ª temporada

Finalizando el siglo XX (aunque en realidad el siglo acabara el 31 de diciembre de 2000), la popular serie Friends continuaba con su sexta temporada, manteniendo como siempre al mismo equipo y enrollando cada vez más la situación de los protagonistas.
Tras el impactante final de la anterior temporada, Rachel y Ross despiertan en la misma cama sin tener ni idea de lo que ocurrió la noche anterior, por lo que deben pedir la anulación del matrimonio. Sin embargo, Ross, incapaz de asumir un tercer "fracaso matrimonial", no pide la anulación aunque no se lo dice a Rachel. Mientras tanto, Monica y Chandler deciden empezar a vivir juntos, con lo que Joey tiene que buscarse un nuevo compañero de piso, conociendo a Janine, una bailarina muy sexy la cual todos convencen a Joey que no intente ligarse por el hecho de ser su compañera. Por su lado, Rachel empieza a vivir con Phoebe hasta que un incendio las hace tener que volver a instalarse en las casas de sus amigos. Por otro lado, Joey es contratado como protagonista de su propia serie, Mac y C.H.E.E.S.E y Ross, que recibe un empleo en la Universidad de Nueva York, empieza a salir con una estudiante, conociendo a su estricto padre, el cual a su vez empieza a salir con Rachel.
Esta temporada sigue en la misma línea que las anteriores. Las tramas Ross-Rachel siguen yendo y viniendo como llevan haciendo durante todas las temporadas anteriores, centrándonos por suerte en esta ocasión más en la otra relación de la serie, la de Monica y Chandler, aunque con la aparición de la hermana de Rachel en un episodio y la historia de la estudiante de Ross, los personajes siguen teniendo ese toma y daca que llevan teniendo desde el primer episodio de la serie. Joey y Phoebe siguen siendo los personajes más descuidados de la serie, en esta ocasión Joey teniendo pequeñas subtramas mientras que Phoebe casi no recibe ninguna trama a lo largo de la temporada.
Las actuaciones siguen siendo geniales y sin duda esta temporada tiene una de las mejores estrellas invitadas de la serie: Bruce Willis interpreta a Paul, el padre de Elizabeth, la estudiante con la que sale Ross. Sus episodios son simplemente brutales, sobre todo "El del anillo", en el que Paul se abre emocionalmente a Rachel y acaba llorando todo lo que no ha llorado en toda su vida. Curiosamente unos episodios antes había ocurrido algo parecido con Chandler, pero el ver a Bruce Willis sin parar de llorar es algo bastante épico.
También es bastante emocionante la trama final de Chandler y Monica, que comienza con el episodio "En el que Paul es el hombre" y podemos ver cómo el personaje de Chandler ha ido madurando a través de la serie.
Como ocurre desde hace par de temporadas, una serie que se mantiene gracias a los geniales episodios, si los tomamos como episodios sueltos, pero que como serie se sostiene a duras penas.

No hay comentarios: